¿Cómo es la Dependencia a las Drogas?

Es la tendencia que tiene toda persona a repetir una acción cuando le proporciona un placer o contribuye a aliviar un dolor

adiccionEn la actualidad se define como dependencia con respecto a la droga, a la necesidad que tiene una persona de consumir esa sustancia debido al uso continuado de la misma.

La persona adicta necesita consumir la sustancia para sentirse bien y realizar su actividad normal. Si se la priva de ella, siente un malestar que, según el tipo de sustancia, se manifiesta en forma de diferentes síntomas  físicos y psicológicos.

La dependencia hacia las drogas es un aspecto específico de la tendencia que tiene toda persona a repetir una acción cuando le proporciona un placer o contribuye a aliviar un dolor. La dependencia con respecto a la droga se produce tras un período de uso continuado de las mismas. El consumo esporádico no produce dependencia.
El carácter de la dependencia difiere según el tipo de sustancia. Algunas drogas producen dependencia con relativa rapidez: pocas dosis seguidas bastan para crear la adicción (por ejemplo: la heroína), en tanto que otras que requieren más tiempo de consumo continuado para crear el mismo efecto (por ejemplo: el alcohol). La dependencia también varía con la dosis, es decir con  la cantidad de sustancia activa real que contiene un producto.
La forma de consumo también influye en el carácter de la dependencia. No produce el mismo grado de dependencia el consumo de droga por la vía intravenosa que por vía nasal. En el caso de la heroína, la administración intravenosa suele producir mayor dependencia en cualquier forma de absorción.
La propensión a la dependencia es diferente en cada individuo y tiene que ver con su constitución física y también con su personalidad. Es más fácil caer en la dependencia durante la adolescencia, cuando el carácter de la persona aún no está formado. Las personas bien equilibradas psíquicamente y con relaciones familiares satisfactorias son menos proclives a desarrollar dependencia.
El ambiente social que rodea el consumo de cierta droga, lo potencia. En ocasiones, el consumo se asocia con actos sociales placenteros, por ejemplo, fiestas y celebraciones. Al asociar el consumo de drogas con estas situaciones, la dependencia aumenta.
Tipos de dependencia
Específicamente pueden distinguirse dos tipos de dependencia: la física y la psicológica.
  • La dependencia física es la que se crea en el organismo de una persona debido al consumo continuado de una sustancia, de manera que necesita dicha sustancia para funcionar con normalidad. Es aquí donde el organismo reacciona a una determinada sustancia. Si su consumo se mantiene durante cierto tiempo pasa a formar parte de la “química orgánica”. Ello hace que el organismo sólo pueda funcionar con normalidad cuando obtiene esa sustancia, produciéndose si no la obtiene una reacción traumática. La reacción orgánica ante la falta de la droga provoca en el dependiente alteraciones de carácter físico y psíquico. Los síntomas más frecuentes pueden comprender: temblores, insomnio, taquicardia, mareos y alucinaciones, aunque dependen del tipo de drogas. Estas manifestaciones se conocen como el síndrome de abstinencia o “mono”. El síndrome sólo puede evitarse mediante la administración de una nueva dosis de la sustancia de la que se depende.Tratamiento para la dependencia física: Para salir de esta dependencia no basta con la voluntad porque existe un condicionamiento químico que hace que el organismo necesite la droga para poder funcionar con normalidad. Es necesario buscar ayuda en los demás. Aunque el apoyo familiar es determinante, en la mayoría de los casos será necesario recurrir a los servicios de un especialista.

La dependencia psicológica con respecto a una sustancia se desarrolla cuando una persona siente la necesidad de consumirla debido a los “efectos positivos” que le ha proporcionado su administración reiterada. Se define también como “la pena – ansiedad o angustia – que se experimenta por el placer perdido.

Cuando la sensación derivada del consumo de una sustancia ha sido placentera existe la inercia psicológica a volver a consumirla. Si ha aliviado algún tipo de dolencia la tendencia es similar. En el caso de que no se disponga de la droga la sensación ante su falta será de tristeza, malestar, ansiedad, inquietud o impotencia -según los grados de consumo-. Este tipo de alteración se conoce como dependencia psicológica.

En estos casos la necesidad no es orgánica, ya que el organismo no necesita la sustancia para funcionar bien, sino que se trata de una inclinación, una necesidad o esclavitud de volver a experimentar la sensación placentera por el mero hecho de gozar de sus efectos. Dado que los efectos perniciosos de algunas drogas tardan en producirse y sólo aparecen tras un consumo reiterado, la dependencia psicológica se refuerza al considerar sólo los aparentes beneficios inmediatos que su uso reporta. Por ejemplo, los efectos destructivos de la dependencia de la cocaína tardan bastante tiempo en aparecer, con lo cual el adicto se ampara en la aparente inocuidad temporal de la droga para reforzar su dependencia.

Tratamiento para la dependencia psicológica: El objetivo de este tratamiento es hacer que el adicto deje de sentir la necesidad de las drogas. Para conseguirlo hay que averiguar el motivo por que una persona necesita recurrir a ese tipo de sustancias para sentirse bien. Los motivos son variados, pero sin duda tienen mucho que ver con la personalidad del adicto. Problemas de carácter personal, familiar o social suelen ser los desencadenantes de esta dependencia psíquica. Cuando una persona predispuesta psicológicamente se encuentra en dificultades tiende a utilizar las drogas como medio de escape, produciéndose una evasión de la realidad.

En este caso, la dependencia es la consecuencia de conflictos anteriores no resueltos y la adicción a las drogas no sólo no los resuelve, sino que los agrava. Para tratar este tipo de dependencia es necesaria la ayuda de especialistas, ya sean psicólogos o psiquiatras. Su función es ayudar al drogodependiente a superar los problemas de personalidad que lo han llevado a la dependencia.  Es conveniente recurrir a especialistas que ayuden a la reinserción social del  drogodependiente.

Algunas cuestiones de interés:

  1. ¿Influyen las drogas en la respuesta y capacidad sexual de los jóvenes? Eso depende del tipo de sustancia, la frecuencia y la intensidad en el consumo, además de las características propias de la persona. Bajo el efecto de las drogas las relaciones sexuales conllevan altos riesgos, como la falta de protección, provocando infecciones de trasmisión sexual, VIH y embarazos no deseados.
  2. ¿Qué es el síndrome de abstinencia? Este síndrome se produce cuando el organismo se ve privado de la droga que necesita para poder funcionar y desarrolla graves trastornos físicos y psicológicos, que sólo desaparecen cuando se le suministra otra dosis.
  3. ¿Es conveniente retirar la droga de golpe? Este método puede funcionar en algunos casos, por ejemplo en el tabaquismo, pero hay otros en los que resulta contraproducente, como con la heroína.
  4. ¿Qué drogas son las que producen mayor dependencia física? Las derivadas de opio, como la morfina y la heroína, los barbitúricos y el alcohol.

You must be logged in to post a comment Login