Adolecentes al Volante

segurosPor: Mauricio  Ortega.  Uno de cada cuatro adolescentes en los Estados Unidos dice haber enviado un mensaje de texto mientras estaba conduciendo y casi la mitad dijo que estaba de pasajero cuando el conductor del auto mandaba mensajes de textos mientras manejaba.

Lo cierto es que  está en manos de los padres la responsabilidad de aconsejar a sus jóvenes conductores a que conduzcan seguros y que tengan la cantidad y tipo de seguro necesario cuando estén detrás del volante, indicó el Insurance Information Institute (I.I.I.).

El Proyecto Internet y Vida Americana del Centro de Investigación Pew (Pew Research Center s Internet & American Life Project) encontró que los chicos y chicas adolescentes por igual, dijeron haber enviado mensajes de texto mientras están manejando, o los conductores con los que han ido lo han hecho mientras manejan.

“El resultado del estudio no es una sorpresa para la industria de los seguros”, dijo Elianne E. González, portavoz del I.I.I. “Aparte de enviar mensajes de texto mientras conducen, muchos adolescentes también incurren en actividades riesgosas que los distraen, como por ejemplo, comer en el auto o hablar por el teléfono celular“. Además, González añadió que la inmadurez y falta de experiencia al manejar son los dos factores principales que conducen al alto número de accidentes entre los jóvenes conductores. “Incluso el joven más responsable no tiene el beneficio del buen juicio que viene de la experiencia. Esta debilidad afecta su capacidad de reconocer y reaccionar ante situaciones o hábitos peligrosos como son excederse en la velocidad permitida o conducir demasiado pegado del auto de enfrente”.

El I.I.I. recomienda los siguientes pasos para mejorar la seguridad de su conductor adolescente:

1. Seleccione un auto que sea seguro. El tipo de auto que maneja un conductor joven afectará definitivamente el precio del seguro. Usted y su adolescente pueden elegir un auto que sea fácil de conducir y que le provea de protección inclusive en caso de un choque. Evite autos muy pequeños y los deportivos que están diseñados para alta velocidad y desempeño, pues pueden tentar al joven a manejar a velocidades excesivas y peligrosas. Evite los todo terreno (SUV), camionetas o camiones, puesto que son más propensos a voltearse. Para más información vaya a Los adolescentes y los vehículos seguros.

2. Haga que el adolescente tome un curso de conducir. Un joven que aprende a conducir a través de un curso formal, está visto mas favorablemente por las aseguradoras que uno que aprende manejando con sus padres. De hecho, en algunos estados, los adolescentes deben tomar un curso si desean obtener la licencia a la edad de 16 años, o esperar hasta los 18 años si no toman el curso. Cuanta más práctica tenga el joven conductor, más confianza tendrá ante el volante y mejor reaccionará a situaciones difíciles en la carretera.

3. Inscriba al conductor joven en cursos de conducir a la defensiva. Algunas aseguradoras ofrecen lo que se llama programas de conductores seguros. Para que los jóvenes conductores participen de estos programas deben firmar un contrato con el que se comprometen a ser un conductor seguro o responsable; por ejemplo, no pueden conducir y consumir alcohol, etc. Pregunte si su aseguradora tiene este tipo de programas y si el adolescente cumple con el curso sería elegible para un descuento. Algunas aseguradoras también tienen programas que incluyen el monitoreo del auto con equipos instalados en este. Los padres pueden ver dónde se encuentran los chicos usando un equipo similar a un dispositivo de posicionamiento global o GPS, que se coloca en el tablero del auto. Los padres pueden ver donde está el joven en una página Web y si sobrepasan limites de velocidad de la zona o se aventuran en áreas lejanas a su casa o escuela, los padres reciben una notificación automáticamente.

4. Hable con el joven conductor sobre los peligros de combinar conducir con el consumo de alcohol, drogas, falta de sueño o distracciones. Enseñe a sus hijos los peligros de conducir bajo la influencia de drogas, alcohol y otras distracciones peligrosas. Los accidentes de auto ocurren cada año a jóvenes que conducen mientras están hablando por teléfono, escribiendo textos, o porque se distraen con la radio o la conversación de los amigos. Así mismo, muéstrele los peligros de distraer al conductor con un comportamiento inapropiado en el auto cuando otro joven está manejando.

5. De un buen ejemplo. Los conductores novatos aprenden por el ejemplo, así que mejor evite manejar descuidado o irresponsablemente para que no lo imiten. Siempre use el cinturón de seguridad y cuando maneje nunca consuma alcohol.

6. Pregunte sobre los programas de licencias de conducir graduales. Muchos estados han logrado reducir los accidentes de tránsito entre los adolescentes implementando lo que se conoce como leyes para licencias de conducir graduales o leyes GDL (graduated drivers license laws). Estas leyes, que incluyen un programa de tres fases, permite a los adolescentes desarrollar habilidades de conducir más maduras y ganar experiencia ante el volante. Los conductores novatos suelen tener restricciones con respecto a las actividades que pueden realizar, como conducir con pasajeros en el auto hasta que tengan una licencia que sea de un tipo particular o la hayan conservado por cierto tiempo mínimo, por ejemplo, seis meses. Un cierto número de estados ha logrado reducir la cantidad de accidentes de adolescentes restringiendo la cantidad de tiempo que están los conductores en las carreteras sin supervisión.

Si vive en uno de estos estados pregunte si esto sirve para obtener descuentos adicionales. Y aún si su estado no tiene esta política, usted puede instituir un programa similar con los conductores novatos que vivan en su casa. Otorgue los privilegios de conducir gradualmente. Permita que conduzcan independientemente solo después de haber practicado suficientemente, tales como conducir de noche y bajo condiciones climáticas severas. Recuerde que no todos los adolescentes alcanzan la madurez necesaria para hacerse cargo de conducir al mismo tiempo. Los padres deben considerar además si sus jóvenes conductores se distraen fácilmente, si se ponen nerviosos o son arriesgados ante el volante, antes de permitirles que obtengan una licencia de conducir final, o inclusive, un permiso para aprender a conducir.

Usted puede reducir a un mínimo el efecto financiero del incremento del costo de su seguro al agregar a un conductor novato tomando estas precauciones:

Hable con su conductor novato sobre las implicaciones en el seguro de tener un accidente. A menudo, los jóvenes desconocen o se les olvida que el costo de conducir un auto incluye el pago del seguro del mismo. Explique cómo las infracciones de tránsito, los accidentes y las multas hacen incrementar el costo del seguro.

Compare los precios. Los precios de seguros de auto varían mucho entre las compañías de seguros, cosa que también pasa con respecto a los conductores adolescentes.

Asegure a su hijo o hija bajo su propia póliza de seguros de auto. Generalmente es más económico agregar a un conductor adolescente a su seguro de auto que lo que les cuesta a ellos obtener un seguro propio aparte. Si van a manejar un auto propio a su nombre, asegúrelo con la compañía que asegura el suyo para que pida un descuento por múltiples pólizas y múltiples autos.

Pregunte cómo asignan a los nuevos conductores en su seguro de auto. Algunas aseguradoras asignan el conductor mas costoso de asegurar (en este caso el conductor novato) al auto más caro de asegurar. De ser posible, pida que asignen a su conductor novato al auto menos costoso de manejar. Esto puede estar permitido siempre y cuando el número de automóviles iguale o exceda al número de conductores en la póliza. Pero con este arreglo no hay excepciones, el conductor novato deberá usar solamente el auto para el cual ha sido asignado, incluso en caso de una emergencia. De otro modo, si el joven tiene un accidente con un auto al que no está asignado  ni permitido de conducir  pueden existir penalidades al momento de reconocer los daños o que sus primas de seguro aumenten.

Incremente su cobertura de responsabilidad civil. Las coberturas mínimas de responsabilidad civil probablemente no sean suficiente para cubrirle en caso de una demanda si el conductor adolescente se ve involucrado en un accidente. Muchos vehículos de hoy cuestan mucho más de 15 mil dólares y los costos médicos por daños en un accidente pueden superar fácilmente los $20 mil por persona. Si su adolescente es encontrado negligente en un accidente y los daños exceden los montos máximos de su seguro, usted personalmente será responsable financieramente y puede ser llevado a corte por una demanda en su contra por aquellas cantidades de dinero que no cubre su seguro.

Considere obtener una póliza paraguas de responsabilidad civil (umbrella liability policy). La póliza de seguros conocida como paraguas, está diseñada para dar una capa adicional de cobertura por encima de los límites de responsabilidad civil de las pólizas de auto, de vivienda, de condominio o de inquilinos. Esta cobertura entra en acción una vez se han alcanzado, y agotado, los límites de cobertura inferiores sobre los cuales provee capas adicionales de protección. Incluye cobertura contra demandas por difamación o injurias que usted pudiera verse acusado de haber incurrido. Dependiendo de la compañía aseguradora, se puede agregar un millón de dólares de cobertura de responsabilidad civil adicional por entre $150 y $300 al año en primas adicionales. Adquirir un millón más de cobertura puede costar otros $75 en primas anuales y, de allí en adelante, la cobertura de un millón más puede costarle unos $50 más al año. La mayoría de las aseguradoras piden que usted tenga ya una cobertura de responsabilidad civil dentro de su seguro de auto de al menos $250.000 y de unos $300.000 en la cobertura de seguro de propietarios de viviendas antes de aceptar venderle la póliza paraguas de responsabilidad civil de un millón de dólares adicionales de cobertura.

Aumente el deducible de su póliza. Seleccionar un deducible de $500 en vez de $250, o pasar de $500 a $1000 puede ahorrarle entre un 10% y un 20% de su prima mensual. Usted puede utilizar parte de esos ahorros para incrementar la parte de responsabilidad civil de su seguro.

Avise a la aseguradora cuando el conductor adolescente no esté en casa o se mude a la Universidad. Usted pudiera recibir primas más económicas una vez que los jóvenes conductores no estén viviendo en su casa, cuando van a la universidad, siempre y cuando dejen el auto en casa. Muchas aseguradoras pueden reducir sus primas si los chicos están en una universidad al menos a 100 millas de distancia de la casa y si no poseen un auto mientras están en el recinto universitario.

Motive a los conductores jóvenes a mantener buenas calificaciones en la escuela y a tomar cursos de entrenamiento de conducir. Muchas compañías de seguros ofrecen descuentos si los jóvenes conductores tienen buenas calificaciones (al menos de B) en todas las materias, y también pueden reconocer descuentos por clases o cursos de entrenamiento de conducir. “Contacte al agente de seguros o su aseguradora cuando su hijo o hija vaya a solicitar el premiso de conducir de aprendiz”, recomendó González. “Le explicará cuáles son los costos de que su adolescente esté manejando. La buena noticia es que a medida que su hijo se hace mayor y más eficiente manejando, los costos del seguro irán bajando, siempre y cuando el o ella mantenga un buen historial de manejo”.

You must be logged in to post a comment Login