Como Eliminar las Alergías en el Hogar

“Las alergias y el asma pueden ser tratadas o controladas, pero no se pueden curar. La clave es minimizar los elementos que las provocan”

alergia1 Por: Jessica Belasco. Si padeces alergias, poco puedes hacer para eliminar el polen que te provoca estornudos y goteo nasal cuando sales de casa. Sin embargo, en el interior de tu hogar la historia es diferente: ahí cuentas con opciones de decoración y de limpieza que pueden ayudar a minimizar los alérgenos de temporada y otros elementos que están presentes durante todo el año, como el polvo y el moho.

“Hay 60 millones de estadounidenses que viven con alergias o asma”, dice el diseñador neoyorquino Robin Wilson, quien aprendió métodos para lograr un hogar a prueba de alérgenos, después de haber crecido en Austin, Texas, padeciendo alergias intensas.

“Las alergias y el asma pueden ser tratadas o controladas, pero no se pueden curar. La clave es minimizar los elementos que las provocan”, añade Wilson, autor del libro Clean Design: Wellsness for your Lifestyle (Diseño despejado: bienestar para tu estilo de vida), publicado por la editorial Greenleaf Book Group a un costo de 22.95 dólares por libro.

Desde el suelo

Cuando sea posible, escoge que la superficie del suelo de tu casa sea de madera o de lozas, aconseja la doctora Patricia Gómez Dinger, del Centro de Inmunología, Asma y Alergias en San Antonio, Texas.

“Si tienes que tomar una decisión con respecto a si pones alfombra o no, la ausencia de la alfombra es definitivamente mejor para las personas que padecen alergias”, asegura Gómez.

Las alfombras albergan ácaros del polvo y otras partículas, como polen y desperdicios de cucarachas. Pero si decides colocar alfombras en tu casa, trata de que sean lo más lisas posibles. Las alfombras lavables son preferibles, según Wilson.

La limpieza regular de la alfombra es elemental para minimizar los alérgenos, indica Billy Mahone III, gerente de operaciones de la firma Atlas Floors Carpet One, en San Antonio.

Mahone recomienda pasar la aspiradora al menos una vez a la semana y buscar a un limpiador profesional de alfombras para que realice ese trabajo cada 12 ó 18 meses con un método de extracción de agua caliente.

“El uso de un sistema de aspiración sellado con un filtro de aire de alta eficiencia impide que los alérgenos retornen al aire. De otra manera simplemente estarás agitando el ambiente ”, expresa Gómez.

Mahone también recomienda poner debajo de la alfombra un aislante o acolchado para bloquear la humedad o el polvo.

“De esa manera, cuando pases la aspiradora, si hay polvo en la alfombra, éste no se filtrará y quedará atrapado, sino permanecerá en la superficie y saldrá fácilmente con la aspiración del equipo”, dice Mahone.

Los pisos de madera también se deben limpiar con regularidad para mantener el polvo y otros alérgenos a distancia.

Asimismo, expertos aconsejan quitarse los zapatos a la entrada de la vivienda para impedir que el polen y otros alérgenos ingresen con ellos. “Esa es una forma fácil y barata que se puede poner en práctica”, indica Wilson.

Las ventanas

Las cortinas en general atraen mucho polvo y son difíciles de limpiar. Los vuelos, los pliegues y las alforzas también retienen polvo.

Wilson recomienda poner persianas y cortinas plásticas en las ventanas porque se pueden limpiar con mayor facilidad.

Otra opción son las cortinas de paneles laterales de lino o algodón con cortinas plegables mecanizadas que puedan recogerse hacia la parte superior de la ventana. No uses telas que tengan que ser lavadas en tintorerías. Los elementos decorativos, como las molduras y tableros de cornisas, pueden aportar elegancia y esplendor a las ventanas sin retener mucho polvo y son fáciles de limpiar, indicó Wilson.

Asimismo, Wilson recomienda que un profesional te lave bien las ventanas al menos dos veces al año. Entre tanto, debes eliminar el polvo de las ventanas todas las semanas con un paño húmedo o una aspiradora, ya que las ventanas también pueden convertirse en criaderos de moho. Por lo tanto, es aconsejable arreglar cualquier rajadura por donde penetre la humedad.

Ácaros del polvo

Los ácaros del polvo, específicamente sus desechos, pueden causar muchos problemas a las personas alérgicas. Esos insectos acostumbran vivir en mayor cantidad en los dormitorios que en otras partes de la casa, según la Fundación de Alergias y Asma de Estados Unidos.

Resulta casi imposible deshacerse de esos insectos microscópicos que viven en nuestros hogares, pero es posible reducir sus efectos cuando dormimos.

Las almohadas decorativas y los peluches pueden albergar ácaros, así como las fundas, según Gómez.

Pero hay cubiertas impermeables antialérgicas que se pueden cerrar con un zíper para mantener a los ácaros alejados de los colchones y las almohadas, indica Gómez.

La higiene en el hogar

Un hogar desordenado y sucio crea un ambiente hostil para las personas que padecen alergias. Mantener las mesas y estantes sin acumulación de papeles, libros y otros objetos reduce los lugares donde el polvo y el polen pueden asentarse.

En la cocina debes usar recipientes que se puedan tapar, lavar los platos inmediatamente después de usarlos y mantener limpio el contenedor de la basura. Un ambiente higiénico es menos atractivo para las cucarachas. Además, mantener los contenedores de basura limpios, así como el fregadero impide la formación de moho.

El moho puede crecer en libros, periódicos, ropa y también en la cama, según el Colegio de Alergias, Asma e Inmunología de Estados Unidos. Además, las cucarachas pueden ocultarse debajo de los montones de periódicos y cartones. Trata de mantener el espacio donde vives lo más limpio y despejado que te sea posible para mantener los alérgenos al mínimo, aconseja Wilson.

Aire acondicionado

El aire acondicionado disminuye la humedad en la casa, lo cual contribuye a controlar el moho y los ácaros del polvo, según la Asociación Pulmonar de Estados Unidos.

Usa filtros sustituibles o lavables para el aire acondicionado central. Ese es un buen método para controlar la calidad del aire dentro de la vivienda.

Cambia los filtros del aire acondicionado en un período de 30 a 90 días, aconseja Alicia Elkin, de la Fundación de Asma y Alergias de Estados Unidos. Lo mejor es seguir las instrucciones del fabricante del filtro.

Un equipo deshumidificador también puede disminuir el crecimiento del moho, así como los extractores de aire en el baño y la cocina, indica Wilson.

No uses ventiladores de ventanas, ya que pueden atraer el polen y el moho y soplarlos para el interior de la vivienda, según el Colegio de Alergias, Asma e Inmunología de Estados Unidos.

Mantén las ventanas cerradas cuando haya mucho polen en la atmósfera.

También debes minimizar el uso de ventiladores de techo o de ventiladores en general dentro de la vivienda, ya que pueden agitar a los alérgenos en el aire, según Gómez.

Un purificador de aire, que puede costar desde 100 hasta 800 dólares, puede ayudarte a mantener el aire dentro de tu casa más limpio. Colócalo al pie de la cama y hazlo funcionar durante la noche, agrega Gómez.

You must be logged in to post a comment Login