Cómo Hacer su Propio Negocio

¿Será que los hispanos somos más dados a crear y fomentar empresas? O no nos queda otra?

Por: Francisco Parra. No muchos saben que hay más de 2 millones de negocios pertenecientes a hispanos que generan más de $300.000 millones en ingresos cada año.

Se prevé que en 2014 aumenten al menos hasta 3 millones doscientos mil empresas hispanas para generar un estimado de unos $465.000 millones de dólares de ingresos, según la Cámara de Comercio Hispana de Estados Unidos (U.S. Hispanic Chamber of Commerce – USHCC) y basados en estadísticas del Censo de Estados Unidos y de HispanicTelligence

¿Será que los hispanos somos más dados a crear y fomentar empresas? O no nos queda otra?. Posiblemente. Lo cierto es que hay muchas estadísticas para apoyar cada lado de la polémica. Pero si se trata de jóvenes, la balanza se inclina a apoyar el interés empresarial de los hispanos: una encuesta de la organización Junior Achievement publicada por Hispanic Trends y la Cámara de Comercio Hispana, indica que entre los jóvenes adolescentes hispanos en Estados Unidos encuestados, un 79% dijeron querer llegar a tener su propio negocio, mientras que entre los chicos no hispanos el porcentaje era del 69%.

Así, que tras consultar con diferentes expertos en la materia, entes gubernamentales y organizaciones empresariales, y para todos los emprendedores hispanos de Estados Unidos, aquí les traemos una guía de las 10 principales cosas que hay que tener en cuenta a la hora de iniciar y manejar un negocio propio.

El empresario: motor de arranque de cada negocio

La Agencia Federal para el Desarrollo de la Pequeña Empresa o Small Business Administration -SBA (www.sba.gov) recomienda que antes de nada evalúes tu carácter, tus habilidades personales y tus condiciones actuales para saber si posees las características necesarias, el tiempo y la energía que un negocio propio te va a exigir.

Ser empresario o dueño de tu negocio te va a exigir como mínimo:
• Que dispongas de empuje, dedicación y esfuerzo.
• Que puedas crear resistencia a los fracasos y al rechazo.
• Que no le temas a los cambios y te ajustes a ellos – porque habrá cambios de planes inesperados – y que puedas aceptar un alto grado de incertidumbre.
• Que estés dispuesto a trabajar días de hasta 12 horas, seis y siete días a la semana por varias semanas consecutivas…
• Que aprendas a tomar riesgos calculados y sacar conclusiones basadas en información y no solo en tu intuición.
• Que puedas tomar decisiones bajo presión y sin tiempo de consultar con otra persona.
• Que tengas habilidad para comunicarte y llevarte bien con todo tipo de personas.
• Que seas organizado, planifiques y tengas la tenacidad de llevar a cabo esos planes.
• Conocer qué necesitas para manejar un negocio o que estés dispuesto a aprenderlo.
• Que seas capaz de reconocer las cosas que no puedes hacer tú mismo y que tendrás que delegar o contratar a otra persona para que las realice.

Igual tienes que considerar si estás en el momento adecuado para arrancar una empresa:
• Si te convendrá primero arrancar el negocio en tu tiempo libre y luego hacerlo a tiempo completo, o dedicarte 100% al mismo desde el principio o delegarlo a otro.
• Si iniciarás tu negocio sólo o con el poyo de un socio o socia.
• Si podrás prescindir de un ingreso fijo (tu sueldo de empleado) mientras arrancas el negocio, así como de otros beneficios como seguro de salud o vacaciones…
• Si tú y tu familia podrán ajustarse a las exigencias de tiempo y energía requeridos.

El negocio: ideas que se convierten en realidad

Una idea original por sí sola no es garantía de éxito en los negocios. Pero puede marcar la diferencia entre un producto o servicio estándar y un concepto novedoso. Quién diría que vender café podría llegar a ser un negocio del tamaño de Starbucks, sobre todo cuando cuesta 3 y 4 veces más que un café “estándar” en otros establecimientos. Warren Buffett, presidente de Berkshire-Hathaway Inc. y famoso por la selección de negocios exitosos opina que “en una empresa orientada a los productos estándares, uno es tan inteligente como el competidor más tonto”.

El detalle está en encontrar el nicho que llene un hueco en el mercado. Por ejemplo, un producto o servicio que tenga una alta demanda o que esté poco ofertado. Para evaluar si un negocio se ajusta a ti y si una idea tiene cabida en la realidad del mercado, pregúntate:

i. ¿Me gusta lo que estaré haciendo? ¿Soy bueno(a) en esa actividad o puedo aprenderla y llegar a ser un experto(a)?
ii. ¿Puedo especializarme en un nicho particular o servir a un mercado concreto?
iii. ¿Puedo ponerlo a prueba primero?
iv. ¿Conozco cuál sería mi competencia? ¿Qué hace mi producto/servicio diferente?
v. ¿Qué posibilidades de crecimiento tendría? ¿Podría traspasar o vender el negocio?

You must be logged in to post a comment Login