Cómo Preservar la Herencia Hispana

"El orgullo de ser hispanos lo sembramos con nuestro ejemplo. Los prejuicios muchas veces comienzan en la casa cuando evitamos hablar español para que ellos no se sientan rechazados por tener un acento, o cuando renunciamos a nuestra identidad pensando que así ellos serán mejor aceptados.

Por:  Zuania Ramos. Cuando nos mudamos de nuestros países de origen a los Estados Unidos lo hacemos con la idea de alcanzar un mejor futuro y mejores oportunidades de vida tanto para nosotros como para nuestros niños. Sin embargo, aun fuera de nuestra tierra tenemos la necesidad de continuar conservando aquellas tradiciones que nos ayudaron a formar y que son tan nuestras, y más aun sentimos la responsabilidad de pasarle esas enseñanzas a nuestros hijos.

Sobre esto, Eliana Tardío, especialista en recursos de familia para el programa estatal Early Steps y bloguera hispana a favor de la diversidad, nos cuenta, “Fomentar la cultura latina en los niños no sólo es importante, es indispensable. La cultura es el conjunto de valores, creencias y modos de comportamiento con el que nosotros hemos crecido y que transferimos a nuestros hijos cuando los educamos. Emigrar a otro país no cambia nuestras bases culturales, pueden adaptarse pero jamás desaparecer, es por eso que es importante darles a nuestros hijos la oportunidad de conocer de dónde vienen para que identifiquen su necesidad de pertenencia a nuestra comunidad durante su crecimiento.”

Sin embargo, como padres sabemos que no siempre es fácil lograr que los niños sientan ese mismo amor por sus raíces, y en ocasiones con la influencia que reciben de tantas diferentes nacionalidades, esto se vuelve un reto aun más grande. Tardío comenta, “La educación es la clave del éxito en cualquier faceta de nuestras vidas, y la cultura no es la excepción. Al educarlos acerca de quiénes somos y de dónde venimos, les regalamos el poder del orgullo de ser hispanos. Hablando español como nuestra primera lengua en casa, les damos una herramienta adicional para ser exitosos. Nuestro ejemplo como inmigrantes trabajadores que aportan positivamente a los Estados Unidos, es también un gran motivador para fortalecer el orgullo de su procedencia hispana.”

Asimismo, según la especialista, “El orgullo de ser hispanos lo sembramos con nuestro ejemplo. Los prejuicios muchas veces comienzan en la casa cuando evitamos hablar español para que ellos no se sientan rechazados por tener un acento, o cuando renunciamos a nuestra identidad pensando que así ellos serán mejor aceptados. El amor a su raíces no se hereda, se construye y para ello hace falta alimentar este sentimiento desde que son muy pequeños, conversando, compartiendo y demostrándoles que la diversidad es una ventaja que permite educar y aprender de los demás.”

Para ayudar a los padres a afianzar la herencia cultural correctamente en sus niños, Tardío recomienda:

Hablar y leer en español: “La mejor manera es hablando español a tiempo completo y no permitiendo que sus hijos contesten en inglés. Muchos niños entienden perfectamente el español, pero no lo hablan porque nunca se les ha puesto el reto de mejorarlo y perfeccionarlo. No hacerlo, es privar a nuestros hijos de una gran oportunidad en el futuro.

Celebrar nuestras costumbres y hacer a nuestros hijos partícipes de las fechas patrias y eventos especiales que se celebran en nuestros países: “Siempre he creído que la casa es nuestro entorno cultural intenso como hispanos y que la calle es nuestra relación directa con el país que nos ha adoptado. Debemos fomentar nuestra procedencia cultural sin olvidar que nuestros hijos han nacido aquí y que como son hispanos son también estadounidenses y deben convertirse en personas biculturales que puedan funcionar satisfactoriamente en ambos lados, siguiendo las leyes y reglas establecidas por este país sin perder su identidad.”

Llevarlos a conocer sus raíces: Ya sea haciendo visitas anuales a nuestros países, comunicándonos por teléfono o Internet, o recibiendo visita de nuestros familiares en casa, es necesario “…integrarlos en nuestras familias lejanas valiéndonos de la tecnología y sus ventajas.”

Motivarlos a convertirse en líderes en sus comunidades aprovechando las asignaciones especiales en sus escuelas para presentar su procedencia educando a los demás: “Por ejemplo, preparar un platillo típico en un evento de comidas o exponer las maravillas únicas de su país.” Y añade, “Ser bilingüe me ha dado la oportunidad y la satisfacción de reconocer necesidades en mi comunidad y desarrollar proyectos de diversidad que han permitido que gente a mi alrededor comprenda y se eduque acerca del orgullo de nuestra identidad hispana.”

Tardío además enfatiza en la importancia de que los niños aprendan su cultura para que adquieran un sentido de auto conocimiento, “Considero que la identidad es un sentimiento poderoso que fortalece la autoestima, y una persona que no tiene una identidad clara, lamentablemente no desarrollará una autoestima fuerte. No podemos amar lo que somos si no sabemos quiénes somos y de dónde venimos.”

You must be logged in to post a comment Login