Cómo Tener una Vida Sexual Saludable

Las preferencias sexuales pueden cambiar. Existen personas que tienen relaciones sexuales con hombres y mujeres.

Llevar una vida sexual saludable contribuye al bienestar físico, mental y espiritual de hombres y mujeres. He aqui algunos consejos que pueden ayudar.

La Exploración
Es difícil prever hasta qué punto vamos a disfrutar de nuestras experiencias o hacia dónde nos llevarán. Esto se aplica también cuando se trata de parejas, sexo y placer. Estas experiencias van a incluir exploración y entendimiento de tu propio cuerpo y los de otras personas.

Una manera de empezar a ser activo es explorar tu propio cuerpo. Al hacerlo, te sentirás más seguro. La masturbación es parte de este tipo de exploración, y quiere decir jugar con tus genitales, darle masajes y frotarlos. Es una forma de expresión sexual y puede liberar tensión sexual. En algunas culturas se enseña que es malo masturbarse. Sin embargo, no hay pruebas médicas de que la masturbación te puede provocar daños físicos.

Compañeros de viaje
Las relaciones sexuales entre hombres y mujeres se llaman relaciones heterosexuales. Las relaciones sexuales entre parejas del mismo sexo se llaman relaciones homosexuales o ‘gay’. Los hombres homosexuales o gay son hombres que se sienten sexualmente atraídos por otros hombres. Las lesbianas o las mujeres gay son mujeres que se sienten sexualmente atraídas por otras mujeres.

Algunas personas saben que son gay desde una temprana edad y se sienten perfectamente cómodas sabiéndolo. Algunas personas tal vez no lo saben, y otras ocultan sus sentimientos por temor o vergüenza de sentirse distintos. Aunque ahora muchas personas creen que la preferencia sexual de alguien es algo muy personal, la vida puede ser muy difícil para una persona gay por los prejuicios que mucha gente tiene acerca de la homosexualidad.

La sexualidad puede ser complicada y necesitas tiempo para entenderla. Está claro que la homosexualidad está basada en una necesidad individual y hasta ahora no hay acuerdo sobre si una persona nace o escoge ser homosexual. Lo que es evidente es que, al igual que los heterosexuales, los homosexuales tienen que tomar decisiones a la hora de formar sus relaciones con otras personas. Tus preferencias sexuales pueden cambiar. Asimismo, existen personas que tienen relaciones sexuales con hombres y mujeres. Esto se llama la bisexualidad.

En la mayoría de las prácticas sexuales, sea entre personas del sexo opuesto o del mismo sexo, las personas suelen tocarse, se excitan y se demuestran afecto. La sexualidad implica tanto emociones como actos físicos. Una relación positiva entre compañeros puede tener una influencia directa en la relación sexual y en los sentimientos de intimidad entre las dos personas. Algunas personas ni piensan en tener una relación sexual fuera de una relación amorosa. Otros pueden no tener pareja fija y aun así disfrutan de relaciones sexuales. Relaciones sexuales y amor no son necesariamente lo mismo. Sin embargo para muchas personas el amor y el sexo van de la mano.

Los medios de comunicación a veces muestran las relaciones sexuales como una actividad natural, excitante y sin riesgos, otras veces como una actividad dañina, anormal y peligrosa. Decidir tener una relación sexual puede ser una decisión grande y es importante entender sus consecuencias.

Puede ser maravilloso, pero puedes sentirte culpable y desilusionado(a) más tarde si no piensas que tomaste la mejor decisión y no te sentiste preparado(a). Algunas personas deciden tener relaciones sexuales por curiosidad; por presión de sus parejas o porque sus amigos(as) lo están haciendo. Otras personas deciden que quieren esperar hasta casarse o hasta que conozcan a la persona adecuada. A veces es una decisión que tomas de un momento para otro, pero no es siempre una decisión fácil de tomar. Algunas personas prefieren ser célibes. Pero nunca olvides que puedes decir ‘no’ a las relaciones sexuales Y aunque digas “si” o “no”, piensa en las posibles consecuencias, tanto como en el placer.

El momento adecuado para comenzar

El punto de partida eres tú mismo y debes permitirte conocer y disfrutar de tus propios sentimientos o sensaciones sexuales. La manera de llegar al momento adecuado es a través de la buena comunicación. Decir lo que deseas puede ayudar.

Estas diferencias pueden enfrentarse comunicándote con tu pareja sobre las necesidades y los deseos mutuos. Esto quizás sea bastante difícil al principio. No hay manera correcta e incorrecta de tener relaciones sexuales. Hay muchas maneras de demostrar nuestros sentimientos. Y tu cuerpo te dirá lo que le gusta. A veces besarse es suficiente.

Tus deseos sexuales pueden incluir la masturbación mutua, el sexo oral (acariciar los genitales de tu pareja con tus labios y tu lengua), siendo enérgico(a) o tierno(a) el uno con el otro, teniendo relaciones sexuales con penetración (vaginal o anal) o sin penetración. Las posibilidades de lo que pueden hacer tú y tu pareja son tan inagotables como tu propia imaginación, pero recuerda que debes protegerte.

Quizás quieres hacer algo que tu pareja nunca ha hecho. Quizás quieres relaciones sexuales con más o menos frecuencia que tu pareja. Quizás quieres o no tener hijos. Quizás no sepas tanto como tu pareja sobre el sexo más seguro. Quizás sepas más que tu pareja sobre las relaciones sexuales seguras. Quizás tienes más o menos experiencia que tu pareja. Quizás te gustaría llevar a cabo fantasías sexuales con tu pareja. Quizás no quieres tener relaciones sexuales.

 Segunda Parte: Erotismo e Intimidad

You must be logged in to post a comment Login