¿Cuáles son los Sustitutos de la Sal?

Una manera efectiva de evitar el consumo extra de sal es no llevar el salero a la mesa, pero otras que te explicamos aca.

Por: Verónica Salazar. Quitarnos la sal en las comidas es como quitarnos la sal de la vida. Parece una invación a nuestra privacidad. ¿Qué tiene que ver el buen alcalde de New York con mi condimento favorito?. Pero, lo cierto es que,  debido a que no estamos extintas de ciertos problemas de salud como hipertensión, enfermedad cardiovascular o retención de líquidos,  los médicos recomiendan la disminución o la supresión total de la sal. Es por eso que existen sustitutos de sal o sales reducidas en sodio.

Como primer sustituto de la sal se recomienda, de hecho, una variante de ésta: la sal hiposódica. Esta sal (también llamada “sal light”) es sal sin agregado de sodio. Hay quienes dicen que no sala de igual manera, pero es ciertamente una solución efectiva para minimizar los efectos adversos del consumo de sal, sin erradicarla de nuestra cocina por completo.

Hay sales más beneficiales para el organismo, como la sal de roca y la sal marina. Estos tipos de sal carecen del aporte de sodio, son más “livianas” y no influyen tanto en la retención de líquidos. Pero recuerda: siempre utiliza poca sal, del tipo que sea, pues es el exceso lo que altera tu bienestar físico.

También podemos usar hierbas y especias, frescas y secas, para saborizar nuestras comidas sin agregarles sal. Entre las más elegidas están el azafrán, clavo de olor, curry, pimienta, paprika, nuez moscada, jengibre y canela como buenos sustitutos de la sal, que aportan todo el sabor a tus platillos.

Recuerda que muchos ingredientes poseen un agregado de sal que puedes aprovechar en tus recetas para evitar añadirle a las comidas, como los quesos, fiambres y embutidos. Si los utilizas como ingredientes, no hay necesidad de agregar más sal.

Cómo evitar la sal en las comidas

Si buscas minimizar el consumo de sal puedes sustituirla con otros elementos, como vimos, o aprender a evitarla de un modo saludable. Por ejemplo: cocina sin sal tus alimentos, incluyendo las pastas, y haz cocciones en vapor si puedes, para conservar el sabor de los ingredientes sin necesidad de agregar nada.

Asimismo, evita cocinar con caldos, saborizantes u otros afines, o elige los que no poseen sal agregada.

Una manera efectiva de evitar el consumo extra de sal es no llevar el salero a la mesa. Se ha demostrado que la presencia del salero favorece la percepción de “necesidad” de sal. Cuando te acostumbres a no tenerlo a la vista, verás que dejarás esa necesidad de salar tus platillos

You must be logged in to post a comment Login