El CEO de Uber Asesoraba a Trump Hasta que Comenzaron las Protestas

Fuera de la presión interna, Uber se enfrentó a otras consecuencias por la relación Travis Kalanick con Trump: Más de 200.000 clientes habían borrado sus cuentas en protesta

Controvertido CEO de Uber Travis Kalanick asesoraba a Donald Trump

Todo empezó después de que Donald Trump emitiera su controvertida orden ejecutiva prohibiéndole el ingreso a EE.UU a las personas que provenían de siete paises arabes y cuya población es en su mayoría musulmana, un sindicato que representaba a los taxistas de la ciudad de Nueva York realizo una protesta en la que se negaba a recoger pasajeros en el aeropuerto de Kennedy, en Nueva York de 6 a 7 p.m.

A las 7:30 p.m., Uber publicó un mensaje en Twitter diciendo que había desactivado su “aumento de tarifa” una función que aumenta el costo de sus tarifas de taxi cuando hay alta demanda.

Algunos interpretaron el comunicado como un intento oportunista de atraer negocios, a pesar de que fue enviado una media hora después de la protesta. Un usuario de Twitter, @Bro_Pair, vio el mensaje y llamó la atención del hecho, dando por resultado el hashtag #DeleteUber. El hashtag recorrio Twitter como la polvora por todo Estados Unidos durante gran parte de la noche del sábado y el domingo.

Uber estaba siendo atacado después de que la gente acusara a la compañía de aprovecharse de dar servicio a los clientes del aeropuerto en Nueva York durante las protestas del fin de semana contra la orden de inmigración del presidente Trump.

Por coincidencia Arabia Saudita, que es el único país arabe que a exportado terroristas a EE.UU. y donde Uber y Trump tienen negocios, no figura en la lista de los paises vetados de ingresar a EE.UU.

Pero había otro asunto preocupante para los empleados: el propio Travis Kalanick CEO de la compania se había unido al consejo asesor económico de Trump en diciembre. Después de la orden de inmigración contra los refugiados y siete países de mayoría musulmana, muchos miembros del personal se preguntaron por qué. Kalanick todavía estaba dispuesto a asesorar al presidente.

El jueves, bajo presion Kalanick abandonando el consejo de asesoramiento económico de Trump.

Treinta kilómetros al sur de la sede de Uber, por ejemplo, los empleados de Facebook han expresado su frustración de que Peter Thiel, el multimillonario inversor tecnológico y asesor de Trump, todavía tiene un asiento en el directorio de la red social. En Google, los empleados han organizado protestas contra la orden de inmigración. En la sede de Twitter, algunos empleados han dicho que están inquietos por la fuerte dependencia del presidente en su servicio para enviar mensajes de división.

La tensión sobre seguir trabajando con Trump llegó a un punto de quiebre en Uber porque Kalanick fue, hasta el jueves, uno de los más prominentes defensores de los jefes tecnológicos de involucrarse con el presidente. Tan recientemente como el sábado, Kalanick había dicho públicamente en un blog que la mejor ruta hacia adelante era tener “un asiento en la mesa.” Agregó, “Nos asociamos en todo el mundo con optimismo en la creencia de que hablando y Comprometiéndonos podemos hacer una diferencia “.

Fuera de la presión interna, Uber se enfrentó a otras consecuencias por la postura de Kalanick. Más de 200.000 clientes habían borrado sus cuentas

Además, los rivales de Uber habían aprovechado el momento para atacar a la compañía y reforzar sus propios negocios. La New York Taxi Workers Alliance envió correos electrónicos a los medios de comunicación llamando la atención sobre los lazos de Uber con Trump, y organizó una protesta en la oficina de Uber en Nueva York el jueves. Lyft, otro servicio de giras, se comprometió a donar $ 1 millón a la Unión Americana de Libertades Civiles y ha visto su aplicación disparar hacia la parte superior de las listas de descargas.

Los conductores de Uber, muchos de ellos inmigrantes que trabajan para la compañía de viajes de gran alcance en una base independiente, también se molestaron.

“No habría Uber sin inmigrantes”, dijo Jim Conigliaro Jr., fundador del Independent Drivers Guild, una organización que representa y defiende la protección de casi 50.000 conductores de Uber que sirven a la ciudad de Nueva York. “Como una empresa cuyo éxito se basa en una base de trabajo duro de los trabajadores inmigrantes, Uber puede y debe hacer lo mejor que pueda para defender a los inmigrantes y sus trabajadores”.

You must be logged in to post a comment Login