Lo Que se Dice del Déficit de Atención (Video)

A los padres se les cuenta hoy que sus hijos pueden entrar dentro del grupo de niños diagnosticados con TDAH o ADD (en Inglés) si durante seis meses o más presentan una serie de problemas de inatención, hiperactividad o impulsividad entre los que están: actividad excesiva e inapropiada, poca atención con trabajo escolar pobre y bajo rendimiento escolar, distracción fácil, dificultad para inhibir impulsos, falta de sociabilidad, baja autoestima y trastornos asociados como ansiedad, depresión y trastorno oposicional desafiante.

¿Cuál es la causa real?

El TDAH es en realidad una “dolencia” sin causa específica conocida. Sigue siendo un síndrome, es decir, un conjunto de síntomas -lo que implica una valoración subjetiva por parte del profesional- al que se ha dado injustificadamente categoría de “enfermedad”. Sólo que la tesis de que detrás de este conjunto de síntomas se encuentra un trastorno neuronal verificable no sólo resulta discutible ante la falta de pruebas científicas irrefutables sino que es prácticamente ignorada a la hora del diagnóstico. La respuesta más común es que el TDAH puede deberse a una combinación de factores psicológicos, biológicos y ambientales sin olvidar, claro está, los factores genéticos; en definitiva, un cajón de sastre que resulta perfecto para justificar el tratamiento farmacológico.

Del metilfenidato suelen contar que es un estimulante que mejora tanto la hiperactividad como la inatención y, por supuesto, que es un fármaco eficaz y seguro en el tratamiento de los niños con TDAH porque sus efectos secundarios suelen ser fácilmente controlables. Sirve, dicen, para disminuir las conductas impulsivas y la inquietud nerviosa, y aumenta la actividad de atención y la memoria mejorando la capacidad del niño para concentrarse en tareas repetitivas que demandan un esfuerzo mental sostenido y no están asociadas a una satisfacción inmediata.

Parte 3: ¿ Qué Dicen los Especialistas?

You must be logged in to post a comment Login