Jeff Sessions en el Ojo de la Tormenta

El Fiscal de la Nación es blanco de las criticas de Trump y surgen nuevas revelaciones de sus encuentro con los rusos.

Donald Trump no tiene ningún sentido de la lealtad para con la gente que trabaja para él. En los últimos seis meses, de su accidentada presidencia, a desacreditado y atacado a sus asesores y ministros sistemáticamente. Algo sin precedentes en la historia de la Casa Blanca.

La renuncia de Sean Spicer, portavoz de la presidencia, es una de las mas recientes bajas, y refleja la imprevisible relación de Trump con su staff. El miércoles pasado profirió duras críticas contra el fiscal de la nación, Jeff Sessions, aun cuando el exsenador conservador fue el único, de entre todo el senado, que lo apoyo en su campaña.

Trump y Sessions siempre fueron una pareja, dispareja. Provienen orígenes completamente diferentes, Sessions es un sureño, cuajado en las canteras de la ultraderecha del partido republicano y Trump un comerciante de bienes raíces de Queens, en New York. Sin embargo ambos encontraron algo en común: culpar a los inmigrantes indocumentados de estar destruyendo este país.

La semana pasada esa amistad tomo un giro inesperado: Trump le dijo al New York Times “que de haber sabido que Sessions iba a apartarse de la investigación sobre los vínculos de su campaña con Rusia, no lo habría elegido para el puesto”.

«Francamente, creo que es muy injusto para el presidente, y ese es un término suave», afirmó Trump sobre esa decisión de Sessions de apartarse de la investigación.

«¿Por qué asumes una labor y luego declinas hacerlo?», se preguntó.

Sessions aseguró después que tiene intención de seguir en el cargo pese a que su relación con Trump se ha deteriorado.

Actualmente tanto el FBI como el Congreso investigan desde hace meses la presunta injerencia del Kremlin en las elecciones a la Casa Blanca con un especial énfasis en los posibles contactos de miembros de la campaña de Trump con funcionarios rusos.

El fiscal general de EE.UU., Jeff Sessions, por su parte, desde que asumió la fiscalía ha estado en problemas con Trump y su pasado. Primero se le acuso, con evidencias, de racista durante su nominación y posteriormente de no haber mencionado al senado los encuentros que tuvo con los rusos. Hoy se supo que habló con el embajador ruso en Washington, Sergey Kislyak, sobre asuntos relacionados con la campaña del entonces candidato Donald Trump, un hecho que el exsenador ha negado hasta la fecha, según publicó hoy The Washington Post citando fuentes de inteligencia.

Kislyak, en el centro de la investigación sobre la trama rusa en las elecciones a la Casa Blanca, habría explicado a sus jefes en el Kremlin que con Sessions trató asuntos de la campaña y las posibles políticas de Trump en política exterior si ganaba las elecciones a Hillary Clinton.

Sessions se vio al menos dos veces con Kislyak durante la campaña mientras era senador y asesor de Trump, pero hasta ahora siempre ha asegurado que estos encuentros fueron en calidad de legislador.

Los encuentros se celebraron en julio y en septiembre de 2016, apenas meses antes de las elecciones del 8 de noviembre ganadas por Trump y en medio de una tormenta política por la presunta injerencia del Kremlin en las mismas mediante ataques cibernéticos.

Sessions no reveló estas reuniones durante su proceso de confirmación en el Senado, por lo que se vio obligado a apartarse de la investigación del Departamento de Justicia y el FBI sobre la presunta injerencia rusa en los comicios cuando salieron a la luz en marzo.

«Nunca he tenido reuniones con funcionarios rusos o intermediarios rusos sobre la campaña de Trump», dijo entonces.

Sin embargo, una de las fuentes citadas hoy por el Post aseguró que el actual fiscal general ofreció declaraciones «engañosas» que «se contradicen por otras pruebas».

You must be logged in to post a comment Login