La Desgarradora Travesía Inmigrante en Realidad Virtual

El nuevo cortometraje de Alejandro González Iñárritu, tiene solo 6'.30" pero asombró a Cannes, trata sobre la crisis de la frontera y permite una inmersión y toma de conciencia de la tragedia de los inmigrantes.

Los migrantes llevan semanas en el desierto, están deshidratados y atemorizados y, cuando son detenidos tras cruzar la frontera entre México y Estados Unidos, usualmente terminan en lo que se conoce como hieleras. Se supone que son celdas para estancias cortas y ni siquiera tienen camillas, pero también son una suerte de castigo extrajudicial. Una investigación de 2015 reveló que muchos pasan dos días ahí dentro, donde los niños son separados de sus familias y algunos no reciben comida. A veces la piel se les pone azul por el frío.

RELACIONADO: Facebook impulsa videos de 360 grados

Eso es lo primero que sientes cuando entras a Carne y Arena, un proyecto innovador que es un híbrido entre exhibición artística, simulación de realidad virtual y reconstrucción histórica multisensorial, desarrollado por el director mexicano Alejandro González Iñárritu. Uno ingresa a un cuarto congelado que no tiene más que algunas bancas y te ordenan que te quites los zapatos y las medias. Aún descalzo te trasladas de ese cuarto frío a uno más grande lleno de arena. Allí los auxiliares te entregan unas gafas de realidad virtual Oculus Rift, un par de audífonos… y una mochila.

De repente te rodea la oscuridad y estás en la frontera, en peligro. >>>

Gonazales durante la producción del film. En Cannes: declaro que fue todo un desafio trabajar en 360 grados.

You must be logged in to post a comment Login