La Heroína Arrasa con los Blancos Pobres y la Controlan los Narcos Mexicanos

Segun la DEA en lo que va de año el consumo de esta droga ha aumentado casi un 10% respecto de 2015. En los últimos nueve años se ha multiplicado por diez. El mercado, principalmente de blancos pobres, lo controlan los narcos mexicanos.

Por primera vez, las muertes en Estados Unidos debido a la sobredosis de heroína superan en número a los homicidios con armas de fuego y accidentes de tráfico en EE.UU.

Los datos, extraídos del CDC por el Washington Post, son un recordatorio desalentador de la creciente epidemia de opiáceos en el país, que fue iniciada por compañías farmacéuticas inescrupulosas en busca de más ganancias y que sigue cobrando más vidas año tras año. Los homicidios con armas de fuego en 2015 se estimaron en 12.979. La heroína mató a 12.989.

La heroína sólo representa una parte de las sustancias que son abusadas por los adictos a los opiáceos. Y como señala el Post, uno de los más letales es el fentanilo, que se estima entre 50 y 100 veces más fuerte que la morfina. Algunos distribuidores de heroína cortar su suministro con fentanilo, llevando a sus clientes a las sobredosis accidentales debido a la potencia asombrosa de la sustancia.

Foros de reducción de daños y drogas han intentado combatir esto publicando alertas locales, advirtiendo a otros de lotes potencialmente adulterados. Aun así, los datos de los CDC muestran que las muertes relacionadas con fentanilo aumentaron un 75 por ciento entre 2014 y 2015.

La noticia también llega apenas una semana después de que la DEA cerró su período abierto de comentarios sobre kratom, una sustancia que muchos afirman haberles ayudado a retirarse con seguridad del uso de opiáceos. Kratom ocupa un área gris legal, y fue brevemente considerado para la programación de emergencia de drogas por la DEA hasta que el clamor público hizo que la agencia reconsiderara.

En contraposición, drogas más masivas como la marihuana o la cocaína muestran, según la estadística de la DEA, un porcentaje a la baja de consumidores. En el caso de la marihuana es del 5%, cuando en 2007 habia sido del 10. Respecto de la cocaína, cuyo consumo se había disparado hace nueve años (en ese momento la subida entre la población fue de casi el 40%) ahora no supera el 4%.

Chicago, Detroit, Los Ángeles, Nueva orleans, Washington y Filadelfia son los puntos del mapa norteamericano señalados en rojo (alerta máxima) por la DEA, respecto al consumo de heroína. Recientemente Dayton (Ohio) se ha convetido en una de las capitales de la heroína en Estados Unidos. También es la capital del condado de Montgomery, un área urbana de medio millón de habitantes. En 2010 murieron en este condado 127 personas por sobredosis de droga. En 2014, el último año del que se disponen cifras completas, murieron 264.

“¿Cómo se compara la heroína con otras drogas?”, segun la DEA, su número de consumidores sigue siendo muy bajo en proporción a drogas como la cocaína. Alrededor de 500.000 personas son adictos crónicos a esta sustancia, frente a casi el triple de los cocainómanos. Sin embargo, la tendencia es alarmante por el nuevo número de consumidores habituales y crónicos.

“La población de usuarios de la heroína crece mucho más rápido que todas las demás drogas”, asegura la DEA, que cifraba en casi 450.000 a los ciudadanos norteamericanos como consumidores de esta droga sintética dura en 2014. En 2007 no eran más de 150.000.

Como características concretas de los consumidores crónicos de heroína, la DEA señala que 8 de cada diez nuevos adictos a esta sustancia son ex consumidores de CPD. El precio más barato, la disponibilidad de poder adquirirla y la tolerancia en el cuerpo frente a otras drogas duras explican el incremento, según el mencionado organismo.

Desde el punto social ahora la heroína es una droga de blancos pobres y eso explica quizá que ya no se demonice a sus consumidores como hace décadas, cuando estos eran negros, o que los políticos aparquen la retórica de la mano dura en favor de políticas preventivas y de rehabilitación. También se ha querido ver en la epidemia actual un síntoma más profundo del malestar de los blancos estadounidenses. En la arena política el malestar se traduce en los millones de votos que logra Donald Trump, un candidato que busca el voto de este grupo con mensajes contra las élites y los inmigrantes.

¿Quién controla el mercado de la heroina y cómo se distribuye?

Seis cárteles mexicanos controlan el mercado de la droga ilícita en los Estados Unidos, según revelan diversos informes de la Unión Americana.

El Cártel de Sinaloa tiene presencia en 48 de 50 estados.

De acuerdo a datos de la DEA, el Cártel de Sinaloa tiene control en: Washington, California, Arizona, Nevada, Nuevo México, Texas, Nueva York, Florida, Michigan, Illinois y Alaska, principalmente.

El Cártel de Tijuana opera en California, Oregon, Washington, Arizona, Nuevo México, Texas, Illinois, Nuevo México, Minnesota y Oklahoma.

El Cártel de Juárez se ubica en Washington, California, Arizona, Nuevo México, Nebraska, Kansas, Illinois, Nueva York, Arkansas y Michigan.

El Cártel del Golfo tiene presencia en los estados de Arizona, Nuevo México, Texas, Nueva York, Carolina del Norte, Carolina del Sur, Kentucky, Virginia, Arkansas, Tennessee y demás estados del noreste de Estados Unidos.

El Cártel de los Zetas opera principalmente en California, Arizona, Colorado, Nuevo México, Florida, Nevada, Nueva York, Kentucky, Ohio, Texas y Michigan.

Los Beltrán Leyva se ubican en Arizona, Nuevo México, Texas, Alabama, Tennessee, Carolina del Norte, Carolina del Sur, Oklahoma, Kentucky y Kansas.

De acuerdo a la Agencia para el Control de Drogas de los Estados Unidos en los 50 estados de la Unión Americana hay presencia de narcotraficantes mexicanos.

“En realidad los cárteles mexicanos están aprovechando inclusive en aquellos estados donde se legaliza la marihuana para entrar al mercado legal produciendo su propia marihuana”, dijo René Jiménez Ornelas, coordinador de la Unidad de Análisis sobre Violencia Social de la UNAM.

A diferencia de los estados de Alaska y Montana, donde el Cártel de Sinaloa es el único que opera, en el resto de la Unión Americana el mercado de la droga está dividido.

“Estos cárteles se diversifican porque no solamente es la introducción de la marihuana, sino están metiendo heroína, cocaína, metanfetaminas, los opiáceos, es decir, hay una diversificación de esta instrucción porque hay que recordar que el mercado fundamental del consumo de drogas es precisamente Estados Unidos”, añadió René Jiménez Ornelas.

El Cártel de Sinaloa trafica en los Estados Unidos con cocaína, heroína, marihuana, éxtasis y metanfetaminas.

El Cártel de Tijuana lo hace con cocaína, heroína, marihuana y metanfetaminas.

El Cártel del Golfo, el de Juárez, así como los Zetas trafican con cocaína y marihuana.

El Cártel de los Beltrán Leyva con cocaína, heroína y marihuana.

De acuerdo al Sistema de Inmigración y Control de Aduanas de los Estados Unidos, la distribución de las drogas en cada una de las ciudades de la Unión Americana, donde principalmente tienen su venta los cárteles mexicanos, se realiza a través de pandillas norteamericanas.

El Cártel de Sinaloa lo hace mediante nueve organizaciones, entre las que destacan Los Sureños, MS 13, EME, y Border Brother.

El Cártel de Juárez lo hace a través de tres organizaciones criminales: El Barrio Azteca, Hermanos Pistoleros Latinos y Los Carnales.

El Cártel del Golfo utiliza ocho pandillas, entre ellas: Raza Unida y EMI.

El Cártel de Tijuana distribuye la droga mediante 6 bandas delictivas; destacan Florencia 13 y California Mexican Mafia.

Los Zetas tienen nexos con 12 organizaciones, entre ellas: Norteños, Sureños, MS13 y Hermanos Pistoleros Latinos.

Los Beltrán Leyva lo hacen con la complicidad de Mexikanemi, Barrio Azteca, Hermanos Pistoleros Latinos y MS13.

You must be logged in to post a comment Login