La Música es para los Niños

kid1Por: Laura Moore.  La música ayuda a desarrollar la inteligencia de los niños. Entre  otras cosas, estimula el razonamiento, el lenguaje y la capacidad para hacer cálculos. Tres buenos motivos para darle a su hijo una educación musical. Pero no solo las capacidades intelectuales se benefician al escuchar música; tocar un instrumento también puede ser de gran ayuda en el desarrollo físico del pequeño. La guitarra, por ejemplo, le refuerza los pulsos y la batería es excelente para ejercitar la coordinación corporal.

¿Como saber, entonces, qué instrumento es el más apto para su pequeño?

Para empezar, el niño debe acercarse al instrumento como un juego. La elección de éste no debe ser forzada y, lo más importante, se debe tener en cuenta las características físicas del pequeño. Si, por ejemplo, sus pulmones no están todavía completamente desarrollados, o si padece de algún tipo de problema, como asma o alergias relacionadas con el aparato respiratorio, es preferible evitar los instrumentos de aire. Por su parte el arpa no es un instrumento ligero; para tocarla es importante la altura, la longitud de los brazos y el tamaño de las manos. Para ir a lo seguro, a continuación le ofrecemos una guía de los instrumentos más populares con todas sus características.

LA GUITARRA Es perfecta para el niño que no es muy robusto porque, si la toca correctamente, lo ayuda a reforzar los músculos y huesos de los dedos y de los pulsos. Es importante que comience con una guitarra que no sea muy grande. La edad aconsejada para empezar es de 9 a 10 años. Desde el punto de vista de la personalidad, la guitarra es perfecta si el niño es introvertido y le cuesta comunicar sus emociones. Además, la posición de la guitarra, al contacto con el cuerpo, le da una agradable sensación a los niños que tienen necesidad de sentirse protegidos.

EL PIANO La edad justa para aprender a tocarle es entre los 8 y los 10 años. Lo ideal seria que el pequeño tuviera manos grandes, aunque lo que de verdad importa es que sepa coordinar las dos manos, aprendiendo a leer la doble clave, una para la mano derecha y una para la izquierda. El carácter de un pequeño pianista es generalmente el de un niño con un gran deseo de independencia, aunque un poco solitario.

El Violín Aunque existen violines de dimensiones inferiores al profesional, la edad sugerida para empezar es entre los 6 y los 10 años. Es importante que el niño tenga buen oído para poder entonar las cuatro cuerdas. Asimismo se requieren precisión, dedos finos y brazos que no sean muy cortos. El violín es perfecto para un niño que tiene un temperamento reflexivo y tranquilo, porque se necesitan varios a–os de estudio constante para lograr aprender a tocarlo bien. LA Batería.

LOS TAMBORES La edad aconsejable para comenzar a estudiar estos instrumentos en serio es a los 11 ó 12 años, cuando el niño ya habrá desarrollado un físico más robusto. En el caso de la batería es necesaria no solo la fuerza, sino la capacidad de coordinación. Generalmente, quien escoge este instrumento tiene un carácter independiente y constante, aunque un poco indisciplinado. Es de gran ayuda para los niños hiperactivos ya que los ayuda a descargar las energías acumuladas.

LA FLAUTA Nos referimos a la de metal, que se toca de lado. Esta no es aconsejada para niños menores de 10 a–os porque requiere una postura completamente derecha (se toca de pie), con el cuello rígido y el instrumento paralelo a la boca. Los requisitos físicos necesarios son: brazos largos, pulmones bien desarrollados y labios que no sean demasiado finos. Es un instrumento ideal para los niños tímidos, que pueden llevarla donde quieran para poder tocarla tranquilos sin ser observados por los demás.

You must be logged in to post a comment Login