Las Negociaciones Secretas de Flynn con la FBI Remesen la Casa Blanca

El general Michael Flynn negocia con el FBI y se declara culpable a cambio de revelaciones, clave en las investigaciones sobre la Interferencia Rusa en las Elecciones del 2016 y el equipo electoral de Trump.

No es inusual que un gobierno en transición establezca conversaciones con los gobiernos de las potencias, pero lo que no tiene precedentes es que los encargados de dichas negociaciones con Rusia, en particular, mientan. Todos mienten. ¿Porqué? La falta de transparencia del equipo electoral de Trump es motivo de una investigación de la FBI. La agencia y el congreso investigan las relaciones con Rusia del equipo electoral de Trump y el boicot de las elecciones del 2016 de los rusos en EE.UU.

Las agencia de inteligencia de EE.UU. demostraron fehacientemente que los hackers rusos interfirieron en las elecciones del 2016. Dicha interferencia favoreció a Donald Trump en desmedro de Hillary Clinton. El propósito de la interferencia en las elecciones, fue ayudar a Trump ganar las elecciones en un momento cuando todas las encuestas daban por ganadora a Hillary Clinton. Este es el tema central de las investigaciones del FBI y el senado. Y las evidencias se acumulan en contra del presidente. Por ejemplo: Se supo esta semana que Trump presiono a miembros del senado que la investigación en esa cámara desaparezca y muy en particular demostro interés en que la investigación del FBI sobre Michael Flynn, exasesor de seguridad nacional del presidente, se cierre. Así se lo plateo Trump, en una reunión privada, a James Comey, exdirector de la FBI. Después de lo cual Trump despidió a Comey.

La FBI y del fiscal especial Robert MUller III investiga a los individuos que habrían tenido contacto directo con agentes rusos para coordinar la interferencia de las elecciones a favor de Trump. Asi es como recientemente Muller dispuso una investigación a George Papadopoulos, un asesor de la campaña electoral de Trump, quien se declaró culpable de mentir sobre los lazos de esa campaña con Rusia. Paul Manafort y su socio comercial Rick Gates ha sido acusado de 12 cargos, entre los que destaca el delito de “conspiración contra Estados Unidos”, lavado de dinero y declaraciones falsas.

Hoy el controvertido general Michael Flynn, exasesor de Seguridad Nacional de Donald Trump, se declaró culpable de haber mentido al FBI sobre sus conversaciones con miembros del Gobierno ruso y admitió que “importantes miembros” del equipo del actual mandatario sabían de sus actividades.

En una audiencia en la Corte del Distrito de Columbia, Flynn se comprometió a colaborar con el fiscal especial de la investigación rusa, Robert Mueller, lo que podría desembocar en más imputaciones.

Como parte de esa colaboración, según la cadena ABC, Flynn planea testificar que Trump fue quien le pidió que iniciara contactos con el Kremlin cuando el presidente Obama aún estaba en el poder con el objetivo de que EE.UU. y Rusia trabajar juntos en la lucha contra el Estado Islámico (EI) en Siria. Ya, durante la audiencia, la fiscalía especial aseguró que “importantes miembros” del equipo de Trump sabían de las conversaciones que, en diciembre de 2016, mantuvieron Flynn y el entonces embajador ruso en EE.UU., Serguéi Kisyliak, sobre unas sanciones que Obama había impuesto a Rusia.

Entonces, el 29 de diciembre de 2016, Obama ordenó la expulsión de 35 diplomáticos rusos de EE.UU. e impuso sanciones al Kremlin en respuesta a los ataques de Rusia para intervenir en las elecciones presidenciales de 2016 con el objetivo de perjudicar a Hillary Clinton y beneficiar a Trump.

Según dijo el fiscal Brandon Van Grack, “un miembro muy importante” del equipo que preparaba la transición de poder entre Obama y Trump pidió a Flynn que se pusiera en contacto con el entonces embajador ruso en EE.UU. con el objetivo de evitar que el Kremlin respondiera con dureza a las sanciones de Obama.

Al día siguiente, el presidente ruso, Vladímir Putin, anunció que Moscú no tomaría represalias en respuesta a esas sanciones. Según la fiscalía especial, Flynn conversó sobre sus contactos con Rusia en varias ocasiones con “importantes miembros” del equipo de Trump y llegó, incluso, a llamarles por teléfono mientras estaban en el exclusivo club del mandatario en Mar-a-Lago, en la costa sureste de Florida.

You must be logged in to post a comment Login