Los Jóvenes le Declaran la Guerra a las Armas

"Hoy es el comienzo de un nuevo y brillante futuro para nuestro país. Salimos a la calle para exigir leyes de control de armas de sentido común, nosotros somos el cambio", exclamó ante la multitud congregada en Washington Cameron Kasky

Un millón de personas, mayoritariamente estudiantes, han salido este sábado a las calles de 800 localidades de Estados Unidos para reclamar un mayor control al acceso de armas en el país en el que más tiroteos suceden dentro de centros educativos del mundo.

“Hoy es el comienzo de un nuevo y brillante futuro para nuestro país. Salimos a la calle para exigir leyes de control de armas con sentido común, nosotros somos el cambio”, exclamó ante la multitud congregada en Washington Cameron Kasky, uno de los supervivientes del tiroteo de la escuela de Parkland (Florida, EEUU), el pasado 14 de febrero, en el que murieron 17 personas.

Kasky, de 17 años, organizó junto a varios de sus compañeros del colegio Marjory Stoneman Douglas la “Marcha por nuestras vidas”, que reunió a más de medio millón de personas en la capital del país, según medios locales, para exigir que se apliquen medidas que pongan fin a la violencia armada.

Desde el escenario, Emma González, uno de los rostros más conocidos de entre los supervivientes de la matanza, se mantuvo en silencio durante seis minutos y 20 segundos, el tiempo que duró el tiroteo, en uno de los momentos más emocionantes del acto final de la marcha.

El debate nacional sobre el acceso a las armas regresó a la orden del día después de que el pasado 14 de febrero Nikolas Cruz, un joven de 19 años, asaltara su antigua escuela en Parkland con un fusil de asalto AR-15, con el que mató a 14 estudiantes y tres profesores.

“Da miedo ir a la escuela sabiendo que esto está pasando mucho ahora, es muy triste. Queremos una solución pronto”, dijo Dayana Batres, una estudiante de 14 años de la escuela secundaria Albert Einstein en North Kensington (Maryland), que acudió a la protesta con su madre y dos hermanas. Hace un mes hubo una amenaza de bomba en la escuela de Dayana, que tuvo que permanecer sentada en el suelo durante tres horas sin poder contactar con sus padres.

“Fue un calvario, recibí la alerta del colegio y yo sabía que mis hijas estaban dentro, pero no podía hacer nada”, relató la salvadoreña Myrna, madre de Dayana, que dijo que cada día reza por la mañana para que no pase nada a sus hijas en la escuela. La amenaza quedó en un susto pero hizo ver a la familia Batres que el fácil acceso a las armas es un problema que puede afectar a cualquier persona.
“Se han convertido en tan regulares que no sorprende”

Para Forrest Christoffers, estudiante de la Universidad Estatal de Florida, el ataque en la escuela de su estado “lamentablemente” no le sorprendió. “En Florida sufrimos el tiroteo en la discoteca Pulse, hace unos meses hubo otro en Las Vegas y luego el de Parkland. Estas cosas se han convertido en tan regulares que no te sorprende tanto que ocurran y creo que pueden pasar otra vez fácilmente”, señaló Christoffers, que tuvo que quedarse encerrado hace dos años en la biblioteca de su universidad por un “tirador activo” en su campus.

Para solucionar esta crisis, el presidente estadounidense, Donald Trump, ha sopesado incrementar hasta los 21 años la edad legal para llevar armas, así como armar a los profesores, prohibir el acceso a armas de asalto y vetar la venta de los conocidos como “aceleradores de disparo”, mecanismos que, acoplados al arma, incrementan su cadencia de tiro. El Departamento de Justicia emitió este viernes la ley para prohibir la venta de los “aceleradores de disparo”.

“Armar a los maestros no funcionará… Nos hacen sentir como criminales, cuando deberíamos sentirnos apoyados en nuestras escuelas”, dijo ante la multitud en Washington Edna Chavez, alumna de 17 años de una escuela de Los Ángeles.

La manifestación en Washington estuvo acompañada por más de 800 concentraciones alrededor de EEUU y en otras ciudades del mundo.

Al menos unas 20.000 personas, de acuerdo con medios locales, se congregaron en el parque Pine Trail, a poco más de 3 kilómetros de la escuela Marjory Stoneman Douglas, escenario del último tiroteo masivo en EEUU.

En otras ciudades del país, como Boston, Nueva York, Miami o Los Ángeles, más de 150.000 personas en total, según estimaciones de los organizadores, pidieron al Congreso estadounidense y a Trump que legislen para reducir el impacto de las armas en las aulas.

En lo que va de año, 33 incidentes con armas han ocurrido en centros educativos de EEUU, incluyendo sucesos sin heridos, según datos de la organización Everytown for Gun Safety. EFE.

Movilización de veteranos.
Uno de los mejores ejemplos de la transversalidad de las manifestaciones del sábado fue la presencia de veteranos del Ejército. “Prohibamos las armas de asalto y terminemos con las muertes de niños”, rezaba una pancarta en Washington de la organización Veteranos por la Paz. En las pantallas de la manifestación, se emitió un vídeo de soldados retirados en el que alertaban del enorme daño que causan los rifles militares, como el empleado en Florida, y reclamaban que no los usen civiles.

You must be logged in to post a comment Login