Los Mitos Sobre las Pesas para las Mujeres

¿Engordar, lastimarse, tener cuerpo masculino si se es mujer?

Ejercitarse con pesas ayuda a reducir los niveles de lípidos, colesterol y grasa corporal. De acuerdo con Barry Franklin, expresidente del American College of Sports Medicine, el entrenamiento con pesas mejora las funciones cardiovasculares al reducir la presión arterial y el ritmo cardíaco, además de mejorar el metabolismo de la glucosa. Sin embargo, este tipo de rutina física tiene muchos prejuicios y falsas creencias detrás.

“El mito principal es que ejercitarse con pesas hace que las personas engorden. Las pesas tienen una gama enorme de posibilidades en ejecución en sistemas de entrenamiento. Según el objetivo del sistema de entrenamiento los resultados son distintos. Ganar volúmen, fuerza o tono muscular depende del sistema de entrenamiento que realices”, explicó Dueñas.

El volumen que se gana al iniciar un entrenamiento de este estilo ocurre por el “desprendimiento de liquidos y rompimiento de células. El liquido hace pensar que estás subiendo de peso o engordando. Este proceso tarda unas cuatro semanas en estabilizarse, las fibras musculares se adaptan a los pesos externos y se reestablecen.” El cuerpo de las mujeres reacciona diferente al entrenamiento de pesas, una mujer jamás tendrá el cuerpo de un hombre “por la cantidad de grasa, masa muscular y diferentes procesos hormonales”, aclaró Dueñas.

Si el trabajo de pesas se hace a un ritmo pausado, que permita eliminar el momentum, “cierras las puertas a la lesión, trabajas cien por ciento con fuerza muscular, el músculo trabaja de una forma limpia, eficiente y real”. Al mismo tiempo que evitas lastimarte, al ejercitarte con pesas “estás fortaleciendo la masa magra [la que no tiene grasa] y detienendo el proceso de deterioro de la fibra muscular, que a la vez te hace adelgazar porque la masa muscular se alimenta de grasa”.

La rutina ideal

El entrenamiento con pesas debe establecerse por un profesional experto para minimizar el riesgo de lesión, sin embargo, una rutina estándar consiste, según Dueñas, en una o dos series de diez repeticiones cada una, haciendo el movimiento a velocidad lenta.

Si el movimiento no puede realizarse en toda su extensión (no puedes estirar completamente el brazo, por ejemplo), el peso es demasiado. “Cualquier peso ayuda siempre y cuando sea progresivo”, comenta Dueñas. Iniciar con un kilo está bien, si al cabo de dos meses hay un aumento peso. “Se deben realizar entre ocho y doce repeticiones. Cuando puedas hacer las doce sin que te cueste trabajo, aumenta el peso que te lleve a poder realizar solo ocho”, finalizó el entrenador.

You must be logged in to post a comment Login