Mary Tyler Moore era Toda una Eminencia de la Televisión

En el "Mary Tyler Moore Show" creo a un personaje emancipado y libre de los estereotípos de la TV de su época que sirvió de plataforma para nuevos shows

Mary Tyler Moore, falleció a los ochenta años, era toda una eminencia de la televisión. Para aquellos que no la conocen, resulta fácil reivindicar su nominación al Oscar por Gente corriente a las órdenes de Robert Redford. Pero su importancia y su influencia no tenía nada que ver con el cine y sí muchísimo con la televisión. Murphy Brown, Ally McBeal y Liz Lemon existieron, en parte, porque antes había pasado ella por las pantallas de los hogares.

Obtendría sus dos primeros Emmys por The Dick Van Dyke Show, que comenzó con 25 años en 1961 y donde era Laura Petrie, un personaje que se adaptaba al canon de la época. Era la mujer de Van Dyke, una bailarina retirada y actual ama de casa, que cada día esperaba su ocupado marido.

Después de cinco temporadas en la cresta de la ola (y una nominación al Globo de oro) y haber probado suerte en el cine (Millie, una chica moderna), el mítico James L. Brooks y Allan Burns le hicieron un vehículo a su medida y con su nombre alto y claro. Se trataba de The Mary Tyler Moore Show, que marcaría un antes y un después en la televisión.

El secreto de su relevancia tiene que ver con su argumento. La actriz interpretaba a Mary Richards, una mujer soltera de treinta años que se trasladaba a Minneapolis para trabajar en un canal de televisión. Era la primera serie estadounidense en tener una mujer trabajadora, independiente y soltera como protagonista.

Mary Tyler Moore, que sí estaba casada en ese momento (con el directivo de televisión Grant Tinker, su segundo marido), quiso incluso ser más innovadora. La Mary del título comenzaba sus andanzas como secretaria después de una trágica ruptura y Moore quería que fuera un divorcio. Los directivos no se atreverían con un argumento tan arriesgado para la época.

Lo que sí consiguió, sin embargo, fue que Estados Unidos la percibiera como tal. Como la audiencia la tenía muy presente como la ficticia mujer de Dick Van Dyke, muchos veían ese personaje como una versión emancipada y divorciada de la serie que la había lanzado a la fama.

Dio sus frutos. En 1973, 1974 y 1976 ganaría otros tres Emmys como mejor actriz de comedia y The Mary Tyler Moore Show sería una plataforma para actrices como Valerie Harper y Cloris Leachman, que tendrían sus propios spin-offs titulados Rodha y Phyllis, como sus personajes, además de Lou Grant, que ganaría 13 premios Emmy como un drama de una hora de duración y rodaría cinco temporadas.

You must be logged in to post a comment Login