Moonlight es un Pequeño Milagro

La vida de un joven que, en pleno descubrimiento de su sexualidad, se ve amenazado por la homofobia y la drogadicción de su entorno familiar en Miami.

La crítica parece coincidir: Moonlight es un pequeño milagro. El más reciente trabajo del director Barry Jenkins, basado en la obra In Moonlight Black Boys Look Blue del dramaturgo Tarell Alvin McCraney, es un soplo de aire fresco y la muestra de que el cine norteamericano podría estar dando un giro.

Moonlight, una historia sobre las desventuras de un gay afroamericano, se llevo el Oscar a la mejor película. Un hecho determinante si tenemos en cuenta que, como afirma The Guardian a propósito de esta producción, las “historias de personas negras y LGBT se han ignorado en gran medida en el cine o, al menos, relegado a un segundo plano”.

Después de su anterior trabajo, Medicina para la melancolía (2008), con la que obtuvo nominaciones a los premios Independent Spirit, Jenkins se ha adentrado en la vida de un joven estadounidense que, en pleno descubrimiento de su sexualidad, se ve amenazado por la homofobia y la drogadicción de su entorno familiar en Miami.

El retrato vital del protagonista, Chiron, se desarrolla en tres capítulos: en su etapa como un niño de ojos curiosos interpretado por Alex Hibbert; como un adolescente melancólico encarnado por Ashton Sanders; y como un hombre que todavía trata de aceptar su sexualidad y vivir su masculinidad, encarnado esta vez por Trevante Rodas.

Describir Moonlight como una película que cuenta el impacto de crecer siendo gay, pobre y negro sería quedarse en la corteza del asunto. Tampoco sería demasiado concreto clasificarla “en una historia sobre el abuso de drogas, el encarcelamiento masivo y la violencia escolar”, como describe el The New York Times.

El film de Jenkins explora lo que significa quererse a sí mismo en un momento confuso de la vida –y la condición de negro y gay sólo potencia el mensaje–. El mismo director, denomina a esta promesa cinematográfica como un “un ensayo de rito sobre el drama LGBT”.

El escritor Cord Jefferson dijo para el The Fader que “mucho de lo que produce Hollywood despoja a los negros de nuestra humanidad esencial”. Sin embargo, cuando vio la cinta de Jenkins, ” no sentía estar viendo personajes negros, sino personas negras”.

You must be logged in to post a comment Login