Policias Encubrieron Crimen

mathew-nestonTres policías de una ciudad sumida en tensiones étnicas fueron acusados de encubrir la golpiza fatal al inmigrante mexicano Luis Ramirez, al modificar evidencia o mentir al FBI en un caso de delito por móviles raciales que involucra a dos populares deportistas.

Los dos ex jugadores de fútbol estadounidense en la secundaria de Shenandoah, de 18 y 19 años, ahora enfrentan cargos de cometer un delito federal por motivos raciales, acusados de golpear a Luis Ramírez en un parque en una noche de julio del 2008 cuando regresaban a casa desde una fiesta, informó el martes el Departamento de Justicia en Washington.

Los fiscales del estado de Pensilvania, que intentaron lograr condenas por intimidación étnica y homicidio contra los deportistas, han argumentado que los atacantes gritaron insultos raciales a Ramírez y que uno tomó un objeto de metal para golpear con más fuerza.

La acusación federal fue bienvenida por quienes han afirmado siempre que el caso era claramente un delito por motivos raciales y que se indignaron cuando los sospechosos fueron exonerados de la mayoría de los cargos graves.

“Esto es por lo que nuestra familia, amigos y simpatizantes han orado”, dijo Crystal Dillman, quien tuvo dos hijos con Ramírez. “Creo en el fondo de mi corazón que Luis puede ahora descansar un poco más en paz sabiendo que estos delincuentes y cómplices son acusados”, agregó en un comunicado emitido por el Fondo Mexicano-Estadounidense de Defensa Legal y Educación.

Los encausamientos acusan a Derrick Donchak, de 19 años, y a , de 18, de un delito por motivos raciales. Donchak está también inculpado de asociación delictuosa con la policía para encubrir el ilícito y dar declaraciones falsas a la fuerza policial.

Las incriminaciones tambiéinmigranten acusan al jefe de la policía de Shenandoah, Matthew Nestor, al teniente William Moyer y al agente Jason Hayes de asociación delictuosa y falsificación de documentos “con la intención de impedir, obstruir e influir en la investigación”. Moyer está además implicado en intimidación de testigos, destruir evidencia y mentir al FBI.

El jefe policial y su segundo al mando, James Gennarini, fueron acusados de extorsión y violaciones de los derechos civiles en un caso separado. Ambos fueron acusados de extorsionar pagos en efectivo en operaciones de juego ilegal y exigir un pago de 2.000 dólares a un empresario local en el 2007 para que lo dejaran ir tras haberlo detenido.

Todos los policías se declararon inocentes y estarán detenidos hasta la audiencia del miércoles para fijar fianzas.

La acusación federal indica que dos de los policías implicados tenían vínculos personales con los jóvenes involucrados. Un agente salía con la madre de uno de los deportistas y otro era el padre de un compañero de equipo, según el documento.

You must be logged in to post a comment Login