¿Qué Pasará en el Encuentro de Panamá?

Obama y Castro se reunirán por primera vez desde que anunciaran un deshielo de relaciones entre sus países

Mientras la expectativa de un acercamiento definitivo entre Washington y La Habana ha ido creciendo en los últimos cuatro meses, la tirantez de Estados Unidos y Venezuela va en aumento después de que la Casa Blanca decretara que el país sudamericano es una amenaza para su seguridad.

Mientras la expectativa de un acercamiento definitivo entre Washington y La Habana ha ido creciendo en los últimos cuatro meses, la tirantez de Estados Unidos y Venezuela va en aumento después de que la Casa Blanca decretara que el país sudamericano es una amenaza para su seguridad.

La integración regional es la formular ganadora para que América Latina se desarrolle. Es una verdad que se repite en todos los discursos de los dignatarios de la regió desde la epoca de Bolivar pero poco se ha hecho al respecto. Esta vez la Cumbre de las Américas podría abrir un nuevo capítulo en las relaciones interamericanas cuando se encuentren los líderes de Estados Unidos y Cuba.

La cita regional, que se celebrará en la capital panameña el viernes y el sábado, es el escenario donde el presidente Obama, y su par cubano, Raúl Castro, se reunirán por primera vez desde que anunciaran en diciembre un histórico deshielo de relaciones entre sus países.

Desde el 17 de diciembre, cuando Washington y La Habana anunciaron la reanudación de sus vínculos diplomáticos, la prensa internacional ha tendido a describir la VII Cumbre de las Américas como un encuentro “histórico”. Aunque los mandatarios de Estados Unidos y Cuba ya se habían saludado espontáneamente durante el funeral del prócer sudafricano Nelson Mandela, el coreografiado apretón de manos que Barack Obama y Raúl Castro consumarán en Panamá este 10 de abril es percibido, de antemano, como el hito de una nueva era en el ámbito de las relaciones entre “el gran hermano del Norte” y los países al sur del Río Bravo.

Juan Carlos Varela, jefe del Estado panameño y anfitrión del evento de dos días, ha hecho todo lo posible para que nada arruine tan fotogénico momento. No obstante, algunos temen que el acercamiento cubano-estadounidense se vea ensombrecido por el incremento de las tensiones entre Washington y Caracas, aún después de que dos asesores de la Casa Blanca intentaran explicar este martes (7.4.2015) el sentido de las palabras que Obama usó el 9 de marzo para justificar la imposición de sanciones sobre funcionarios venezolanos presuntamente involucrados en actos de corrupción y violaciones de derechos humanos.

Sin embargo, mientras la expectativa de un acercamiento definitivo entre Washington y La Habana ha ido creciendo en los últimos cuatro meses, la tirantez de Estados Unidos y Venezuela va en aumento después de que la Casa Blanca decretara que el país sudamericano es una amenaza para su seguridad.

“En la cumbre habrá suficientes espacios sociales y diplomáticos para que los jefes de Estado puedan compartir y bajar esa tensión”, dijo Varela sobre la creciente animadversión entre el presidente venezolano, Nicolás Maduro, y Obama, que podría contagiarse a otros países de la región.

You must be logged in to post a comment Login