Se Reaviva Debate sobre Inmigración

gutierrez Luis Gutierrez, (Rep.D)  esta en Arizona evaluando el impacto y las consecuencias de la nueva ley divisiva en Arizona,  que no hace más que echar más leña al fuego, el debate nacional sobre inmigración ha vuelto a cobrar fuerza, y el presidente Barack Obama, que le pidió el viernes al Congreso que presione para buscar una “amplia reforma de inmigración”, advirtió que la falta de una acción federal no hará sino alentar ‘‘esfuerzos mal encaminados” como los de Arizona.

Se desconoce, sin embargo, si el Congreso y el gobierno de Obama están preparados para actuar antes de las elecciones de noviembre o simplemente discutir el tema.

El viernes Obama calificó la ley de Arizona como “mal encaminada”. La nueva ley estatal, que la gobernadora Jan Brewer firmó el viernes, enviará a la policía local a detener e interrogar a las personas sobre su permanencia en el país y crear castigos por violaciones de inmigración.

Brewer, republicana que se enfrenta a unas reñidas elecciones primarias, afirmó que su decisión “no fue de ninguna manera fácil de tomar” pero concluyó que podría hacerse sin violar los derechos civiles, y era el paso que debía darse “mientras trabajamos para solucionar una crisis que no creamos, y que el gobierno federal se ha negado a resolver”.

Obama declaró que la medida subraya por qué el Congreso necesita aprobar una reforma nacional de inmigración lo antes posible. “Si continuamos sin actuar a nivel federal –declaró el Presidente–, seguiremos viendo esfuerzos mal encaminados por todo el país”.

“Seguramente todos estamos de acuerdo que es algo inaceptable que en nuestro país vivan de forma ilegal 11 millones de personas”, afirmó Obama el viernes en una ceremonia de naturalización para 24 miembros de las Fuerzas Armadas de Estados Unidos que tuvo lugar en la Explanada Sur de la Casa Blanca.

El Presidente indicó que la legislación de Arizona amenaza “con socavar las nociones básicas de justicia que como estadounidenses todos aprecian, así como la confianza entre la policía y las comunidades, algo que resulta crucial para mantenernos a salvo”.

Obama reveló que le ordenó a su gobierno, incluido el Departamento de Justicia, estudiar el impacto de la ley en los derechos civiles de los ciudadanos norteamericanos.

Sin embargo, en el Capitolio, la agenda legislativa ya está llena para todo el verano, y discutir algo tan controversial como una ley de inmigración parece poco probable. La agenda incluye reformas en la regulación financiera, un proyecto de ley sobre la energía y el clima, y una confirmación a la Corte Suprema. Después del Día del Trabajo en septiembre, los legisladores laborarán en los preparativos de campaña para las elecciones de noviembre.

Según los sondeos de opinión, la mayoría de los norteamericanos quieren que sus líderes se enfoquen en la economía y los empleos. Los hispanos, sin embargo, el grupo de votantes de más rápido crecimiento, quiere que se haga algo sobre la inmigración.

El reverendo Samuel Rodríguez, presidente de la Conferencia Nacional Hispano Cristiana, declaró que de acuerdo con las encuestas los hispanos se sentían decepcionados por la inacción del Presidente hasta la fecha tras su promesa de impulsar una legislación, y también “una apatía potencial sobre el Partido Demócrata” este otoño por los hispanos.

Obama se comprometió a reformar las leyes de inmigración como candidato presidencial en el 2008, pero no ha lidiado con el problema durante su primer año en la Casa Blanca.

Clarissa Martínez de Castro, directora de inmigración del Concilio Nacional de La Raza, un grupo cabildero hispanoamericano, dijo que el proyecto de ley de inmigración de Arizona “crea un momento divisorio que demanda acción por parte del Congreso y de la Casa Blanca”.

Mark Krikorian, director ejecutivo del Centro de Estudios de Inmigración, un centro de investigaciones que se opone que se opone a la amnistía a favor de inmigrantes ilegales, afirmó que no pensaba que los demócratas pudieran –y ni siquiera quisieran– aprobar un proyecto de ley sobre inmigración este año.

“Me parece que que se trata más de tratar de limitar el daño en noviembre al tratar de mantener a los hispanos sin desmoralizarse”, apuntó el director ejecutivo. Krikorian dijo que la única oportunidad de los demócratas para lograr una legislación este año podría ser una medida estrecha como la Ley DREAM, que le daría a los menores indocumentados derecho a la ciudadanía si obtienen títulos universitarios o completan términos en las Fuerzas Armadas.

“Si pueden realmente le dan un buen impulso a la amnistía, las protestas conservadoras [del tea party] van a triplicarse. De hecho, podrían hasta perder la Cámara debido a esto”, agregó Krikorian. “Y si no lo hacen, también no perder la Cámara”.

El senador Lindsey Graham, de Carolina del Sur, es el único republicano que ha participado tanto en la legislación de inmigración como en la de energía. Si Graham quiere una votación sobre el proyecto de ley sobre la energía y el clima antes del debate sobre inmigración, tiene cierta ventaja. Dicha legislación busca reducir las emisiones de gases de invernadero y ofrece cláusulas para energía nuclear, de carbón y alternativa.

Obama no ha pedido que se priorice el debate sobre inmigración. “Le dejaría esa decisión a los líderes del Senado”, dijo el viernes el secretario de prensa de la Casa Blanca, Robert Gibbs.

El líder de la mayoría en el Senado, Harry Reid, demócrata por Nevada, quien está en una difícil campaña de reelección, ha dicho a los grupos defensores de la inmigración que piensa que el Congreso se hará cargo este año del tema. Los hispanos son un gran bloque de votantes en Nevada.

Sin embargo, los dirigentes demócratas en la Cámara de Representantes no parecen tan entusiastas como Reid para hacer frente al tema de la inmigración. Han dicho en privado que los demócratas de la Cámara han triunfado en varias votaciones difíciles y no están preparados para tratar con una que podría convertirse un asunto divisivo en noviembre.

El líder de la mayoría en la Cámara de Representantes, Steny Hoyer, demócrata por Maryland, descartó reportes de que los dirigentes demócratas han logrado un acuerdo de que hacer frente a la inmigración es más prioritario que una ley sobre energía.

“No conozco a nadie que haya decidido que la inmigración es más importante que la energía”, afirmó Hoyer. “No estoy seguro de que el Senado pueda hacer avanzar un proyecto de ley de inmigración”.

Gibbs descartó la noción de que la inmigración es algo demasiado políticamente arriesgado para este año.

“Estoy seguro de que enviar 30,000 tropas a Afganistán es políticamente arriesgado, pero es lo correcto”, comentó Gibbs. “Es políticamente arriesgado asegurarse que dos compañías de autos no desaparezcan y con ellas un millón de empleos, pero fue lo correcto. El Presidente fue electo para hacer las cosas correctas, no sólo para hacer lo que sea políticamente fácil”.

Para más información actualizada sobre inmigración visite:

hhtpp://theimmigrantreviesw.blogspot.com

Particpe, hagase escuchar:

Ud. que opina? Es el momento para la reforma migratoria? Que opina de la ley de Arizona?

You must be logged in to post a comment Login