Roger Moore: Un “Santo” con Licencia para Matar

El actor británico de la sonrisa cínica y la ceja arqueada, que saltó a la fama en la serie "The Saint" y las películas de James Bond, murió de cáncer a los 89 años.

Moore, por cierto, no era un santo. Era el hijo único de un agente de policía y un ama de casa. Nacio el 14 de octubre de 1927 en el barrio de Stockwell, al sur de Londres. De pequeño se vio obligado a vivir en el condado de Devon (Inglaterra), por el estallido de la II Guerra Mundial. Desde joven mostro interes por la actuación y estudió en la Real Academia de Arte Dramático. Debuto en el cine como actor secundario en la película de comedia musical Trottie True en 1949. En los años cincuenta hizo modelaje. Aparecería en anuncios de publicidad para revistas, sobre todo de ropa de lana y pastas dentales. Por entonces estaba casado con Doorn Van Steyn,un matrimonio tormentoso que termino en 1953 al conocer a la actriz Dorothy Squires, doce años mayor que él y quien, según los comentaristas de la television, le ayudó a avanzar en su carrera artística. La relación terminó en 1961 cuando Moore conoció a la que sería su tercera mujer, Luisa Mattioli, con quien tuvo tres hijos, Deborah (1963), Geoffrey (1966) y Christian (1973).

En 1969 ya se había consolidado como un actor famoso gracias a su rol protagonico en la serie de TV “Ivanhoe” y por el inolvidable personaje de Simon Templar, un Robin Hood moderno, sofisticado, culto y aventurero. Asi Moore conquistó al público internacional, sobre todo el femenino, con Simon Templar especialmente cuando arqueaba la ceja izquierda para mirar el halo de santo que era el divertido distintivo de “The Saint” en la presentación de cada episodio de la serie. Era la epoca de oro de la televisión inglesa y Moore como el santo, se disputaba las audiencias del mundo junto a “Cita con la Muerte” y “Ajedres Fatal” entre otros. El éxito de esa serie le ayudó a recibir otra oferta en 1971 para interpretar a Lord Brett Sinclair en la serie “The Persuaders!”, junto a Tony Curtis.

El programa, fue el último que hizo el actor antes de que le ofrecieran el papel de James Bond una vez que Sean Connery abandonó el personaje. Así, Moore se puso en la piel del agente 007 en 1973, haciendo “Vive y deja morir”, con música de Paul McCartney y la primera de las siete que hizo con Albert Broccoli, lo que le convirtió en el actor que más tiempo interpretó al agente 007. Además de su debut como el agente británico, Moore protagonizó “El hombre de la pistola de oro”, “La espía que me amó”, “Moonraker”, “Sólo para sus ojos”, “Octopussy” y “En la mira de los asesinos”.

En 1985 Moore se despidió de Bond para hacer películas menos conocidas, pero años después inició su trabajo con UNICEF tras quedar asombrado por la labor de su amiga Audrey Hepburn. En 1991, retirado ya en Suiza, fue nombrado embajador de buena voluntad de la UNICEF. Moore, el flemático actor ingles, sera recordado por su elegancia y estilo satírico que siempre le imprimió a su actuaciones.

You must be logged in to post a comment Login