Sonia Delaunay, la “maga” del Color Abstracto

La obra de Sonia quedó durante mucho tiempo en segundo plano, siempre a favor de su marido,

desnudodelaunay

Durante años, en las animadas y apasionantes décadas de 1910 y 1920, la vivienda parisina de Robert y Sonia Delaunay se convirtió en una especie de centro de peregrinación de la vanguardia, al que acudían pintores, poetas y otros personajes de la efervescente comunidad intelectual y artística de la capital del Sena.

Aquel apartamento, en el que residieron durante años, era un auténtico collage en tres dimensiones, en el que se conjugaban con maestría las pinturas de Robert y los objetos y piezas decorativas de Sonia, todo dando forma a una obra gigantesca y común que seguía los postulados del simultaneísmo, término que los propios Delaunay acuñaron para referirse a su uso del contraste de colores simultáneos siguiendo las teorías científicas sobre el color vigentes en aquella época.

La obra del matrimonio Delaunay fue siempre de la mano, complementándose a la perfección: él plasmó sus planteamientos en lienzos, mientras que ella los modeló en cualquier superficie u objeto de uso cotidiano, ya fueran telas, vestidos, muebles, libros, etc. Sin embargo, y en gran medida debido a la consideración inferior que siempre recibieron las llamadas “artes aplicadas” en el mundo del arte, la obra de Sonia quedó durante mucho tiempo en segundo plano, siempre a favor de su marido, que había dedicado todos sus esfuerzos a la pintura.

Décadas antes de su revelación artística, en 1885, Sonia Delaunay –cuyo nombre real era Sarah Ilinitchna Stern–, había llegado al mundo en Odessa (actual Ucrania), en el seno de una familia de escasos recursos económicos. Esa fue la razón que llevó a sus padres a enviarla a San Petersburgo, donde residían unos tíos maternos de holgada posición económica.

Allí cambió de vida y de nombre, siendo a partir de entonces Sonia Terk, y allí comenzó su formación académica y artística. Su tío, a partir de entonces padre adoptivo, era un adinerado abogado y coleccionista de arte, y gracias a él recibió una esmerada educación que incluyó el aprendizaje de varios idiomas, el estudio en su completa biblioteca, la visita a numerosos e importantes museos de toda Europa, y finalmente su ingreso en 1904 la Academia de Bellas Artes de Karlsruhe (Alemania), donde estudió pintura bajo la tutela de Ludwig Schmid-Reutte.


LEA EL ARTICULO COMPLETO ACA >>>

You must be logged in to post a comment Login