L.A. Times: Trump está Convirtiendo a EE.UU. en una Fuerza para el Mal

Si hay un periódico que sabe decirle las cosas como son a Donald Trump es Los Angeles Times, a continuación la traducción de su último editorial con motivo de la decisión de Trump de retirarse del acuerdo de Paris

Con su anuncio el jueves de que retirará a Estados Unidos del acuerdo climático de París de 2015, nuestro presuntuoso presidente quiere arrastrar el mundo por el camino, potencial pero inevitable, a una catástrofe irreversible. La decisión cumple la promesa equivocada de la campaña de Donald J. Trump de retirarse del pacto bajo el cual casi 200 naciones (lideradas, en este momento, por los Estados Unidos) se comprometieron a intentar reducir el calentamiento global al reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.

Sin embargo, la decisión de Trump, aunque esperada, es impresionante por su falta de visión, su rechazo a la ciencia y su total desprecio por el papel de larga data de la nación como líder mundial. Ahora mismo China y la Unión Europea están recibiendo el anuncio de Trump como una oportunidad para reafirmar su promesa de continuar la lucha contra el cambio climático, una movida que los coloca en una posición privilegiada para cosechar los beneficios económicos del futuro de las energías renovables. Y aunque el acuerdo no tiene un mecanismo formal de operar, es voluntaria y no tiene el costo que Trump ha dicho en repetidas oportunidades en su campaña para justificar su decisión, lo cierto es que los Estados Unidos podrían enfrentarse a aranceles relacionados con el carbono en las exportaciones a la UE y países que mantienen sus compromisos con el acuerdo de Paris. Ese es un mal negocio para las empresas estadounidenses y sus trabajadores.

La lucha para contrarrestar el calentamiento global será aún más difícil sin los Estados Unidos, que produce más gases de efecto invernadero a la atmósfera que cualquier otra nación industrializada y continúa siendo el segundo mayor emisor anual detrás de China. Los Angeles Times ha sostenido poco después de que Trump apareciera como un competidor serio para la nominación republicana de que no es apto, por su comportamiento y sus antecedentes, para ser presidente, y muchas de sus acciones van en detrimento de la nación, él sigue demostrando que tenemos razón.

De hecho, ¿qué mejor prueba de que Trump es irresponsable e imprudente, y que sus políticas son deprimentes, desmoralizadoras y aterradoras, que esta decisión por un aislamiento estúpido, defendiendo una fuente de energía que con toda seguridad va a causar grandes problemas a la forma cómo los seres humanos habitan el planeta. Retirarse del acuerdo de París puede ser el signo más claro de que Trump no solo está retrocediendo décadas el liderazgo estadounidense en el escenario global, sino que está haciendo que Estados Unidos sea una potencia del mal en el mundo de hoy.

La decisión causa enormes daños a la reputación de este país y a su rol en el mundo.
El rechazo de Trump al acuerdo, con objeciones no sólo de los líderes políticos globales y del Papa, sino incluso de Exxon Mobil, por el amor de Dios, significa que este país no sólo dejará de ser parte de la solución al problema, sino que se pondrá directamente del otro lado, reforzando la credibilidad de los que niegan el cambio climático, los vendedores de la “anti-ciencia” y los empresarios, irresponsables y cínicos.

Afectará la costa de California hasta Alaska, las tierras bajas propensas a inundaciones a lo largo de los ríos de América, a las comunidades devastadas por huracanes a lo largo del Golfo de México y el Océano Atlántico. A nivel mundial, podría ponernos en camino a lo que los científicos climáticos coinciden se intensificarán las inundaciones, las hambrunas y las tormentas, el aumento de los mares y las migraciones masivas que alimentan la lucha por la escasez de agua (Yemen) , la disminución de la producción de alimentos y las epidemias.

Además, la decisión causa enormes daños a la reputación de este país y a su papel en el mundo. Es notable que solamente dos naciones no firmaron en el acuerdo de París. Nicaragua, porque en su opinión, el acuerdo no es vinculante, y el objetivo de limitar las emisiones a 2 grados Celsius sobre los niveles preindustriales es demasiado bajo. En realidad Nicaragua, no firmó porque el acuerdo no era lo suficientemente bueno, en comparación con la afirmación de Trump de que es un “mal negocio” para los Estados Unidos. El otro país no signatario es Siria devastada por la guerra. Y ahora: EE.UU.

Salir del acuerdo llevará tiempo. El acuerdo entró en vigor el 4 de noviembre de 2016, y Trump dijo que seguirá los procedimientos del pacto para abandonar dicho acuerdo, lo que incluye la prohibición de una retirada por parte de cualquier nación durante los primeros tres años. Así que Trump no puede dar el primer paso formal hasta noviembre de 2019, y no puede retirar a los Estados Unidos hasta un año más tarde – justo después de que presumiblemente haya una reelección.

Trump también dijo que eliminaría inmediatamente la promesa de la administración de Obama de reducir las emisiones y anularía la prometida contribución de 3.000 millones de dólares para ayudar a las naciones pobres a desarrollar fuentes energéticas sostenibles en vez de basadas en el carbón. Y sin embargo, extrañamente, Trump ofreció la posibilidad de negociar un nuevo acuerdo climático, como si el resto del mundo estuviera esperando, sin aliento, qué nuevas ideas podía aportar a la mesa. Pero Trump ha perdido su momento. El mundo ya tiene un acuerdo global y más líderes basados en la realidad y responsables de mostrar el camino correcto, ya están comprometidos. Esperemos que no sea demasiado tarde para EE.UU. LEA EL ORIGINAL ACA >>>

You must be logged in to post a comment Login