Un Caso Policial Trasformado en un Tema Migratorio por la Casa Blanca

Mientras que muchos han optado por involucrarse civilmente en la conversación, otros han optado por la violencia, llamadas racistas, xenófobos y correos electrónicos


Inmediatamente después que los funcionarios del estado reportaron que uno de los dos estudiantes acusados de violar a una niña de 14 años en un baño de una escuela secundaria de Maryland entró ilegalmente en Estados Unidos, el crimen se convirtió en parte de un debate nacional sobre inmigración.

Henry Sánchez, de 18 años, y José Montano, de 17 años, fueron acusados del asalto en la Escuela Secundaria Rockville. Los expedientes de la corte no mencionan a abogados para los acusados. El Washington Post informo que Sánchez vivió en Guatemala hasta los 17 años.

La niña de 14 años estaba caminando en un pasillo del colegio cuando se encontró con los adolescentes. Montano le pidió a la niña que tengan relaciones sexuales, pero ella se negó, según la policía. Montano la obligó a entrar en el baño de varones donde él y Sánchez la violaron, según dijo la policía.

Matthew Bourke, portavoz de Inmigración y Aduanas, dijo en un comunicado que un agente de la patrulla fronteriza se encontró con Sánchez en Texas en agosto. Sánchez fue citado a comparecer ante un juez de inmigración, dijo Bourke. No se presentó. ICE dispuso desde entonces una detención contra Sánchez

Según los registros de la corte, Montano, quien fue acusado como adulto, nació en El Salvador, donde vivió 16 años. Los funcionarios de ICE no informaron sobre el estatus migratorio de Montano porque es un menor.

El secretario de prensa de la Casa Blanca, Sean Spicer, en respuesta a la pregunta de un reportero en una conferencia de prensa, calificó el crimen de “impactante, inquietante, horrible”.

“Creo que parte de la razón por la que el presidente ha hecho de la inmigración ilegal y de la represión un asunto tan grande es debido a tragedias como ésta”, dijo.

“Algunos tratan de convertir esto en un tema de inmigración”, dijo Jack Smith superintendente de las escuelas públicas de Montgomery County en Maryland, en una conferencia de prensa el martes. “Nos gustaría cambiar el punto de vista de la conversación.”

Jack Smith, superintendente de las Escuelas Públicas del Condado de Montgomery,en Maryland, rechazó del enfoque en el estatus migratorio de los estudiantes acusados.

“Algunos tratan de convertir esto en un tema de inmigración”, dijo Smith en una conferencia de prensa el martes. “Nos gustaría cambiar el punto de vista de la conversación.”

“Aun cuando sé que este trágico incidente se ha convertido en parte de un debate político nacional, quiero recordarle a los miembros de la comunidad que las vidas de muchos estudiantes han sido afectadas para siempre”, dijo Smith en un email a los padres de familia del condado. “Mientras muchos han optado por involucrarse civilmente en la conversación, otros han optado por llamadas racistas, xenófobos y correos electrónicos. MCPS está trabajando con las fuerzas de seguridad para identificar a aquellos que están haciendo amenazas a nuestros estudiantes y escuelas. Este comportamiento no será tolerado en nuestra comunidad” dijo Smith.

Expresando horror al crimen y asegurando a los padres que sus hijos están seguros en la escuela, Smith, dijo: “Servimos a todos los estudiantes por igual, no sólo es lo correcto, sino que es la ley”.

You must be logged in to post a comment Login