Un Mosaico de Dramáticas Situaciones Humanas

Por: Eduardo Carrasco. El fotógrafo Oscar Medrano, nos cuenta una historia de desolación y barbarie en más de 30 fotografías que se exhiben en la galería de arte de la embajada peruana en Washington DC.

Previous Image
Next Image

info heading

info content

La muestra itinerante viene de exhibirse en New York y después del 13 de Septiembre parte a Miami. Está conformada por personajes y sucesos que registró Medrano durante su trabajo como fotógrafo para la revista Caretas, cuando los guerrilleros maoístas de Sendero Luminoso crearon un cerco de sangre en la sierra central del Perú.

Las fotos, en color y blanco y negro, no tienen un propósito puramente estético son más bien un testimonio descarnado de los hechos, tal como los registró el ojo de un reportero que trabajo en un ambiente hostil y bárbaro y cuya experiencia se explica en el titulo de su muestra: “Nunca Más”.

En 1983 Medrano fotografió a Edmundo Camana Sumari, por ser uno de los siete sobrevivientes de la masacre de Lunacanamarca en Ayacucho.  Al poco tiempo fue dado por muerto. Veinticinco años después cuando el fotógrafo regresó al pueblo logró identificarlo. La última foto de Camana, que figura en la muestra, fue tomada en el 2,008. Poco después Camana murió enfermo, pobre y desamparado como la mayoría de los campesinos en el Perú. La foto del sobreviviente se convirtió en un hito y fue usada por la Comisión de la Verdad y Reconciliación en sus informes finales.

Otra foto, importante de la muestra fue tomada en 1982 en el penal de El Frontón, tras el sangriento ataque de las milicias de Sendero al penal de Humanga en Ayacucho. La descompensación de la luz elimina el horizonte del mar y perfila a los guardias que vigilan a un grupo de prisioneros sentados en el muelle con las manos sobre la cabeza. La foto nos recuerda que en esa isla fueron ejecutados, por la Marina del Perú, más de un centenar de detenidos, muchos de ellos sin haber siquiera sido juzgados. El Presidente Alan García jamás llevo a los tribunales a los culpables. El crimen quedó impune y García más tarde fue reelegido presidente.

Edmundo Camana en Lucanamarca el 10 de abril del 2,008 con la foto icono.

La foto de la matanza de Mazamari, en Satipo Junín, fue tomada el 23 de agosto de 1993 y es por demás desoladora. Una mujer, que podría ser una madre, describe la historia, cuando mira perturbada por el dolor, los cadáveres de las víctimas amontonadas en una mesa.

La guerrilla arrasó con vidas humanas, la economía nacional, la cultura, la libertad, los valores culturales y éticos. La concepción del equilibrio estratégico para la fanatizada idea guerrillera estaba en su punto medio. Ellos consideraron tener capacidad y condiciones para desarrollar las primeras acciones de una “Guerra Irregular”, internándose en la misma médula de la sociedad.

Hay una foto premonitoria: Un hombre  envuelve un póster del presidente Fernando Belaúnde ,  como un desertor de ilusiones,  en medio de los escombros de una casa.

En el Perú habían torres de electricidad dinamitadas, puentes volados, senderos obstruidos con rocas y piedras, inscripciones amenazantes y trapos rojos en los cerros. Empezaron a aparecer por los caminos patrullas de los sinchis y de soldados. Revisaban a la gente por papeles y saqueaban sus vehículos, igual que los alzados. En los pueblos se quejaban de abusos, de robos, de matanzas, y en ciertas regiones empezó un verdadero éxodo. Familias, comunidades enteras abandonaban tierras, viviendas, animales, rumbo a las ciudades de la costa.

En estas ciudades se vivía bajo la constante amenaza de otro grupo en armas el Movimiento Revolucionario Tupa Amaru. Una de las fotos de Medrano muestra un enorme cráter que se abrió en la pista cuando estallo un coche bomba en una zona céntrica de San Isidro en Lima.

Los gobiernos de García y Alberto Fujimori crearon organizaciones para-militares llamados Ronderos que se enfrentaban a los guerrilleros y en secreto el Estado empezó la guerra sucia. La mano negra  del régimen de  Fujimori, secuestro y asesino a  muchas personas. Los familiares protestaban por las calles de Lima, como las Madres de Mayo, en la Argentina. Medrano incluye en su muestra una foto de estas demostraciones que reflejan el dolor de madres, hermanas e hijos por la desaparición de sus familiares. La locura se adueño del Perú

Como un contrapunto de recuerdos, al drama colectivo, se incluye en la muestra la fotos de García cantando eufórico, el Presidente Alejandro Toledo haciendo pesas y Mario Vargas Llosa, dándose un baño en la playa. Vargas Llosa presidio la Comisión de la Verdad y escribió la novela “Lituma en los Andes”, que retrata de modo implacable y minucioso, ese capítulo trágico en la história del Perú.

La indiscutible maestría de Medrano se hace patente en esta muestra que constituye un mosaico de dramáticas situaciones humanas a las que solo un reportero como él podía dar tanto dramatismo y profundidad.

You must be logged in to post a comment Login