Luces, Estrellas, Las Vegas

Es imposible no imaginarse parte de una película de Hollywood sobre un decorado tan excesivo y despampanante como el de esta ciudad de hormigón, que es también de las luces y del juego, un oasis de desenfreno en mitad de la nada en el que perderse al menos una vez en la vida.

Suena Elvis Presley mientras la cámara aérea sobrevuela The Strip, esa famosa avenida que empieza y acaba en el desierto. Es de noche y abajo despuntan las luces de una réplica de la torre Eiffel; de una pirámide negra, flanqueada por una enorme esfinge, brota un chorro de luz azul; frente al skyline del impostado Manhattan, una montaña rusa de más de sesenta metros parece un juguete minúsculo; un volcán artificial vomita fuego ante un hotel completamente dorado; y una coreografía de bailarines surtidores de agua dan la bienvenida a los visitantes del Bellagio, el hotel-casino construido a imagen y semejanza de una villa del lago Como.

Las Vegas es tal y como la pintan en las películas. De hecho, esta imagen de Ocean’s Eleven rodada por Steven Soderbergh desde un avión se puede contemplar en vivo y en directo contratando uno de los tours aéreos que varias empresas ofrecen por la noche. Es imposible no imaginarse parte de una película de Hollywood sobre un decorado tan excesivo y despampanante.

El hotel Bellagio resume toda la ostentación y excentricidad de la ciudad. Fue construido a finales de los 90 y el interior es casi tan extravagante como sus famosas fuentes. Oro, cristales, volutas y alfombras forran los más de 35.000 metros cuadrados de estancias que se suceden con el sonido del tintineo de las monedas, el rugir de las tragaperras y las letanías de los crupieres de fondo. Y también el hotel Bellagio es la mejor prueba de que no todo en Las Vegas es juego, ya que posee una galería de arte en la que se pueden encontrar obras de Monet o Chagall, y acoge uno de los espectáculos más fascinantes de El Circo del Sol, O, una especie de cuadro surrealista en movimiento repleto de acrobacias.

Las Vegas ofrece más de 50 espectáculos cada día. La mayoría son actuaciones musicales con grandes estrellas que evocan la época dorada de la ciudad, cuando Elvis Presley, Tom Jones o Frank Sinatra poblaban las salas de la que entonces se llamaba Sin City (ciudad del pecado). Hoy, la ciudad es un destino mucho más familiar, con tantas atracciones infantiles como show girls o capillas para contraer matrimonio.

El recuerdo de aquellos años en los que la ciudad era el paraíso de la mafia se puede rastrear en dos nuevas atracciones: The Mob Experience, recientemente inaugurado en el hotel Tropicana, con proyecciones en 3D y guía interactiva sobre los gángsters más famosos; y The Mob Museum, de aspiración algo más seria, que abre sus puertas a principios de 2012 en un antiguo juzgado. Lo de los mafiosos en Las Vegas es otra historia.

2 Responses to "Luces, Estrellas, Las Vegas"

  1. Pingback: tier2 junk

  2. Pingback: Luces, Estrellas, Las Vegas « Vuelos baratos, Pasajes Baratos Crucero y mas

You must be logged in to post a comment Login